Inicio Sexualidad y política

Sexualidad y política

Por Lucero Saldaña

La sexualidad es un área del comportamiento, la emoción y el entendimiento humano que a menudo se considera “natural” y “privada”, aunque al mismo tiempo sea un escenario de constante vigilancia y control. Las sociedades regulan el sexo mediante prohibiciones religiosas y culturales, ceremonias y reglas; mediante políticas legales, científicas; de higiene y salud, restricciones y estímulos gubernamentales; y a través de toda una gama de prácticas que forman parte de la vida diaria.

Nos hace falta profundizar en el tema de las relaciones entre la sexualidad y la política en el marco de una globalización como lo señala Dennos Altaman, autora del libro El Sexo Global, para analizar cómo las diversas manifestaciones del mundo globalizado no solo imponen la imagen de una figura perfecta desde la perspectiva occidental, sino en cómo la sexualidad, el cuerpo y el género desempeñan un papel central en la construcción de regímenes políticos, sociales y económicos internacionales.

¿Qué cambios en nuestro entendimiento y actitudes hacia la sexualidad están siendo condicionados por los cambios más grandes de la globalización? Se puede aseverar que los grandes cambios atribuidos a la globalización, nos están llevando, al mismo tiempo, a una mayor homogeneidad y a una mayor desigualdad.

Nos damos cuenta de la extensión de la cultura del consumidor, que atraviesa fronteras y culturas, esa ideología monetarista que se desarrolla y universaliza por medio de la publicidad, los medios masivos y los enormes flujos de capital y de personas en el mundo actual.

La pornografía, prostitución, la trata de personas, el turismo sexual, la violencia, el tráfico de órganos, etc., tienen vinculación con la sexualidad que se vuelve de manera creciente en un terreno en el que se liberan amargas disputas alrededor de los grandes capitales y las ideas globales.

Aún así, las sociedades modernas mantienen ideas particulares acerca de la sexualidad y el género derivadas de períodos anteriores, y a menudo reforzadas por ideologías culturales. Pensemos en algunos deportes que se construyen como pruebas esenciales de masculinidad, y en la larga batalla de las mujeres para que sus proezas deportivas les sean reconocidas con igual validez que las de los hombres, como ocurre en el futbol.

Los deportes son un escenario en los que se observa un rayo de inhibiciones y restricciones sexuales y tenemos el caso de Maribel Domínguez, que al no haber liga femenil en el fútbol mexicano, y no poder jugar en un equipo de la primera división “A” por ser solo de hombres, debe irse a otro país, España en donde sí hay liga femenil, para ejercer profesionalmente la actividad que le apasiona y que le puede brindar una remuneración económica.

Por otra parte, y de manera dramática, compartimos que con demasiada frecuencia, al sexo lo regula la violencia. Hay evidencias de que la violencia doméstica está extendida en la mayoría de las sociedades, además de que es raro que se comprenda el fenómeno, sin embargo, ha salido a la luz pública después de que se consideraba un asunto tan íntimo que sólo se ventilaba en casa.

Estudios de sexualidad en México expresan que los hombres manifiestan sus miedos sexuales de manera violenta, y existe cierta evidencia de que la violencia sexual es un elemento creciente de los actuales desórdenes globales. Así las guerras y el abuso sexual son temas en donde el sexo se convierte tanto en medio de tortura como en botín. Por lo que una propuesta política es que exista la profesionalización en la materia de educación sexual, que el conocimiento científico y serio se exprese paulatinamente en quienes se educan para el sano desarrollo y la prevención de males que nos aquejan.

*Senadora e integrante de la Comisión de Equidad y Género y de la Comisión Especial que dará seguimiento a los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez.

[email protected]

2005/LS/MR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content