Inicio Un solo albergue para hijas e hijos de reclusas en Comarca Lagunera

Un solo albergue para hijas e hijos de reclusas en Comarca Lagunera

Por Gustavo González López/enviado

En toda la Comarca Lagunera, región ubicada en el centro-norte de México y conformada por parte de los estados de Coahuila y Durango, sólo existe un albergue para hijos e hijas de reclusas que se encuentran en los Centros de Readaptación Social (Cereso) de Gómez Palacio, Durango, y de San Pedro de Las Colonias, Monclova y Torreón, Coahuila, e incluso de Estados Unidos de América (EU).

Así lo señala la directora del Albergue del Padre Manuelito, ubicada en esta ciudad de la Comarca, Isabel Gándara Roque, quien añade que el único requisito para que sean recibidos las niñas o los niños “sus madres deben estar purgando condenas en algún Cereso del país, cualquiera que sea la necesidad.

La joven socióloga dijo a Cimacnoticias que, actualmente, se encuentran albergados 18 niñas y 25 niños menores de 15 años, quienes llegaron a través de los familiares de las internas, “aunque la mayoría se encuentra aquí a solicitud de las mismas mamás, ya que se encuentran en situación de abandono por parte del padre o de la familia, porque desde el momento enque son detenidas quedan prácticamente solas y sus niñas y niños a la deriva”.

El albergue tiene el objetivo de dar hospedaje, alimentación, educación y recreación totalmente gratuitos de domingo a domingo. A las reclusas no se les pide nada: “es su casa”, dice Gándara Roque.

Y resalta que lo importante es rescatar del abandono a las hijas e hijos de las internas y que no vean que la calle es su única opción. “Ni la familia ni las autoridades les dan atención. No hay ninguna otra alternativa de atención en la Región. Sólo la Procuraduría de Atención a la Familia y al Menor municipal los recibe y nos los canaliza a nosotros para darles atención, para albergarlos”.

Además de la falta de albergues para hijas e hijos de reclusas, también lo es la falta de un espacio que dé cobijo, educación y sustento a adolescentes; no hay casas hogares para ellos”, afirma la directora de la institución.

Les hemos dado seguimiento –explica Gándara Roque- a las niñas que han salido del albergue y que al volverlas a encontrar ya adolescentes, “ya están embarazadas. Afortunadamente, sólo ha sido eso pues, al igual que los varones, no han cometido ilícitos ni están en problemas de adicción”.

La intención, el propósito principal, del Albergue del Padre Manuelito es enseñarles que hay otras maneras de ganarse la vida y que no necesariamente tienen que repetir el camino recorrido por sus mamás, concluye la directora, Isabel Gándara Roque.

08/GGL/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más