Inicio Urge crear y aplicar leyes contra Explotación Sexual Infantil: CDHDF

Urge crear y aplicar leyes contra Explotación Sexual Infantil: CDHDF

Por Carolina Velázquez

En el marco del Día Mundial Contra la Prostitución Infantil, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) hizo un llamado a tomar conciencia sobre la situación de los derechos de las niñas y los niños y urgió a las autoridades gubernamentales a formular y aplicar leyes, políticas y programas para combatir la explotación sexual de la infancia.

De acuerdo con la CDHDF, en la actualidad se estima que hay cerca de 16 mil niñas y niños víctimas de la explotación sexual comercial en México.

Por tal motivo, el creciente número de casos relativos a la prostitución infantil ha sido tema de discusión en diferentes instrumentos diseñados para combatir la trata de personas con fines sexuales, “sin que hasta el momento se termine con el problema”, señala en un comunicado.

A esto, hay que agregar que el fenómeno también está presente en el “turismo sexual infantil”.

En muchos casos, la explotación sexual infantil está relacionada con el fenómeno de niñas, niños y adolescentes en situación de calle, señala la asociación civil Visión Mundial.

De acuerdo con declaraciones realizadas durante el Foro Internacional sobre Explotación Sexual Infantil, que se llevó a cabo en la Ciudad de México en 2003, 90 por ciento de menores de edad en situación de calle en México son víctima de abuso sexual, informa.

Para Visión Mundial, parte de la Confraternidad Internacional de World Vision, organización fundada en 1950 y que actualmente tiene presencia en más de 96 países, este sector constituye uno de los grupos más vulnerables y desprotegidos del tejido social. Sus derechos no son respetados y están constantemente expuestos a los excesos y abusos de poder.

Aunque no existe un censo real de cuantos menores de edad viven en las calles, tan sólo en la Ciudad de México el DIF (2000) se estima que hay 14 mil 322 niños en situación de calle, indica.

La Convención sobre los Derechos del Niño, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1989, expone en su Artículo 34 el compromiso por parte de los Estados a tomar medidas de carácter nacional, bilateral y multilateral para proteger a la infancia contra todas las formas de explotación y abuso sexuales, haciendo énfasis en impedir las actividades ilegales, la explotación en la prostitución, espectáculos o en materiales pornográficos.

Aún cuando este día no tiene un reconocimiento oficial, Visión Mundial señaló la importancia de que la sociedad conozca las historias de vida de niñas y niños que han caído en las redes de la explotación sexual.

HISTORIAS DE ABUSO

Estas son tres historias que recorren las calles de la Ciudad de México, y que fueron documentadas por Visión Mundial, tres verdades nacidas de la explotación comercial sexual de menores de edad.

Al referirse a este tema, “abusaron de mí en casa, y en la calle siguen abusando”, dice Laura, mientras Janitzi y Vanessa bajan la mirada. Su historia es similar: hogares desintegrados, padres adictos, hermanos abusivos, madres ciegas al maltrato que se vive en sus hogares.

Laura de 16 años, Janitzi de 17 y Vanessa de 18 viven juntas en un hogar transitorio apoyado por una institución que atiende a niñas y niños en situación de calle.

Laura y Janitzi tienen algunos meses de estar ahí, Vanessa se acaba de integrar.

A Laura, sus hermanos la violaron repetidamente a partir de los cinco años. A Janitzi, la madre la entregó a una vecina y ahí conoció los golpes, el abuso, las drogas. Vanessa fue abandonada por su madre y su padre intentó abusar de ella.

Estas situaciones de violencia las llevaron a dejar sus hogares para instalarse en las calles y vivir otro tipo de carencias y maltratos. Como dijo Vanessa, tenían la ilusión de ser libres, pero era sólo eso, una ilusión, porque volvieron a caer en la misma trampa de la que pretendieron escapar.

Laura, la menor de ellas, trae el pelo corto y usa una gorra de béisbol con la visera sobre el cuello, aún es una niña, una niña que ha conocido dolores profundos.

Tiene la mirada dulce y habla con nerviosismo. “Yo quiero contar mi historia, pero no quiero que me escuchen ellas; prefiero que salgan,” señaló. Mientras cuenta su historia se retuerce los dedos de las manos y desvía la atención al menor ruido. Evasiva habla rápido y atropella las palabras. Cuanto antes termine, mejor.

Janitzi tiene la mirada dura. Platica con voz monótona, como si la historia que está contando no fuera la propia. Es reflexiva y se toma su tiempo para contestar.

Sus cambios de ánimo son notorios. A veces habla animadamente y sonríe, después se queda callada, inexpresiva, a ratos parece estar molesta como si prefiriera estar en otro lado. Es blanca, de ojos rasgados y de cabello que alguna vez fue negro y ahora es castaño claro. A mitad de la charla entra una amiga suya a la sala, la toma de las mejillas y le da un beso fraterno. Un viento fresco en medio de la obscuridad.

Vanessa es morena y delgada. “Nunca he contado mi historia, ni siquiera a los psicólogos”, dijo, antes de comenzar a hablar, sin silencios ni dudas, sin juicios ni miedos.

Escapó del abuso de su padre, pero sufrió indignada el de su hermanita. Habla del odio hacia la madre que permaneció ciega y peor aún, incrédula, cuando el abusador fue denunciado infructuosamente por ella.

En medio de la desesperanza se vislumbra un destello de ilusión para el futuro.

“Tomar un curso de belleza y trabajar en eso”, se atreve a decir Vanessa.”Comprarme una casa y vivir sola; no quiero casarme”, afirma Laura. “Estudiar teatro, ser programadora; pero, primero, acabar la primaria”, sueña Janitzi.

Pero, por sobre todo, las tres tienen el deseo de demostrar a quienes las humillaron que su vida empieza a ser diferente.

08/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content