Inicio Urgen más albergues para mujeres víctimas de violencia familiar

Urgen más albergues para mujeres víctimas de violencia familiar

Por Silvia Magally

El fenómeno de la violencia familiar que hace de las mujeres sus principales víctimas obliga a la apertura de más refugios para un creciente número de mujeres maltratadas y sus hijas e hijos, ya que a la fecha sólo existen 14 albergues en nueve estados de la República.

María Luisa Molina, directora de Promoción y Enlace del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), anunció el pasado 25 de noviembre, Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer, la creación de un fondo de cinco millones de pesos –que se obtendrían del presupuesto de la institución del año entrante–, que servirán para la apertura de 10 refugios en estados que aún carecen de un lugar de esta naturaleza.

Mientras que Ciudad Juárez, Chihuahua, así como los estados de Yucatán y Sinaloa se alistan ya para la apertura de sus refugios, luego que de un empresa de cosméticos realizó un donativo de un millón de pesos.

Una vez que el Inmujeres cuente con su presupuesto se convocará a las organizaciones de la sociedad civil, que deberán cumplir con una serie de requisitos, para contar con apoyo económico del Instituto. Para iniciar, deberán contar ya con instalaciones del gobierno estatal o municipal para ser destinadas a los refugios.

La meta es que al finalizar el año 2004 se cuente con un refugio en cada estado. A la fecha, los 14 refugios y albergues se encuentran distribuidos en el Distrito Federal, Aguascalientes, Baja California, Michoacán, Nuevo León, Quintana Roo, San Luis Potosí, Morelos y Querétaro.

La primer experiencia en albergues a cargo de la sociedad civil tuvo lugar en Nuevo León. En 1977 la organización Alternativas Pacíficas abre las puertas del primer refugio para mujeres víctimas de la violencia familiar.

De 1977 al año 2002, Alternativas Pacíficas atendió un total de 24 mil personas por violencia familiar y dio refugio a mil 400 mujeres.

En agosto de este año abrieron un segundo refugio con capacidad para 17 mujeres junto con sus hijas e hijos. Cabe destacar que el lugar se encuentra ocupado a su máxima capacidad durante todo el año, incluso llega a haber lista de espera.

En Nuevo León, hasta el mes de junio de este año, se reportaron mil 436 denuncias por violencia familiar, de acuerdo con el Departamento de Estadística de la Procuraduría de Justicia estatal; sin embargo, por no considerarse la violencia familiar delito grave, los agresores alcanzan libertad bajo fianza.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Violencia contra las Mujeres 2003 realizada en centros de salud de las 32 entidades federativas, aunque en mayor o menor porcentaje todos los estados registraron violencia en sus diversas expresiones.

Lydia Cacho, directora del Central Integral de Atención a Mujer en Cancún., Quintana Roo, señaló que este año se dio refugio a 44 mujeres y 66 niñas y niños, e informó que se atendieron 357 casos de violencia extrema; además de que más de 700 mujeres solicitaron ayuda psicológica o legal.

En Sinaloa, Margarita Perales, integrante de la Asociación Por el valor de la Mujer AC, explicó que el refugio de la organización da cabida al menos a 27 personas cada mes.

Dijo que las víctimas son canalizadas a este lugar por la Procuraduría de Justicia en el estado, que este año recibió 97 denuncias por violencia familiar.

Se trata de diferentes casos que van desde la violación hasta el rapto. Mientras que del 15 de septiembre al 11 de octubre de este año se registraron 11 casos de menores violadas; siete eran niñas y cuatro niños.

De estos casos sobresalen el de dos menores, una de 10 y otras de 12 años, quienes fueron violadas por sus padres. En ambos casos intervino la Iglesia católica y las menores tuvieron a sus hijos. Hoy reciben atención psicológica.

Uno de los logros de esta organización fue separar de sus cargos a dos agentes del Ministerio Público, uno por acoso sexual a una víctima de violencia familiar y al otro por negligencia.

La activista señaló que en un estado donde predomina la cultura del narco, “todo se arregla a balazos”, de ahí que la violencia hacia las mujeres sea un problema agudo.

En el Distrito Federal, Sharon Castañeda, directora del albergue para mujeres maltratadas que opera el gobierno capitalino, informó que de enero a octubre de 2003 se atendieron a 336 mujeres, 324 niñas y 321 niños.

El albergue cuenta con una capacidad para 90 personas, y en este lugar las mujeres junto con sus hijos pueden permanecer en resguardo hasta por tres meses.

Explicó que hasta un 30 por ciento de las mujeres que llegan a este lugar regresan al hogar con el agresor por “miedo, inseguridad, falta de autoestima y dependencia económica”.

La mujeres llegan dañas física y emocionalmente, mientras que sus hijas e hijos presentan diversos padecimientos relacionados con la violencia que han vivido, incluyendo la sexual. Las mayoría de las mujeres tienen entre 20 y 25 años de edad.

En Oaxaca, el centro de Apoyo a la Atención de la Mujer Istmeña brindó a 148 indígenas apoyo legal e interpuso 53 demandas civiles y 23 penales.

Irma Murrieta del Refugio Santa Fe, en Michoacán, señaló que este lugar abre sus puertas cada mes a cerca de 10 familias, es decir a 10 mujeres junto con sus hijas e hijos. En este caso, el 60 por ciento de las mujeres maltratadas regresan con su agresor y sólo el 10 por ciento presenta denuncia contra su victimario.

En San Luis Potosí, Marta Orta, de la organización Otra Oportunidad, informó que de las 57 mujeres que atendieron 50 procedieron legalmente contra su agresor por violencia física, sexual y patrimonial.

Informó que en el primer semestre de este año, se presentaron 289 denuncias por violencia familiar, de acuerdo con la Subprocuraduría Especializada de Delitos Sexuales.

El 26 por ciento de estas denuncias fueron presentadas por lesiones, cuatro por ciento por amenazas, seis por ciento por adulterio, tres por ciento por abuso sexual, el 57 por ciento por violencia familiar y un 2.3 por ciento por violación.

Mientras que en Hidalgo, Olivia Orozco, presidenta del Refugio Mi Angel, dijo que el albergue es pequeño y tiene capacidad para tan sólo seis familias, lo que no concuerda con la magnitud del problema en el estado, que al igual que en el resto de las entidades federativas representa un fenómeno que cada día cobra mayores dimensiones.

03/SM/GMT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content