Inicio Violencia impune, constante denuncia de indígenas en ONU

Violencia impune, constante denuncia de indígenas en ONU

Por Miriam Ruiz

La violencia impune hacia las indígenas en situaciones de conflicto en México es una denuncia constante de este parte de la población, en el marco de la Tercera Sesión del Foro Permanente Indígena, que se lleva a cabo en la sede neoyorkina de la ONU.

Zoila Reyes, mixteca originaria de Tlaxiaco, Oaxaca, voló hacia el encuentro de mil 500 personas pertenecientes a 500 etnias del mundo para dar a conocer el secuestro de que fue víctima en el 2003 por gente de su comunidad de posturas políticas encontradas, sin que el Estado mexicano le haya hecho justicia.

En entrevista con Cimacnoticias, previa a su viaje, Reyes –funcionaria municipal por usos y costumbres-, -relató que el 13 de mayo del 2003, fue secuestrada con otras cinco personas. “Me llevaron al panteón a medianoche a escarbar mi tumba y enterrarme viva”. Presuntos militantes priístas la hicieron caminar de rodillas durante tres horas.

En Tlaxiaco, Oaxaca, donde pese a la escasa población convive una amplia diversidad de fuerzas políticas, Reyes ha vivido persecuciones diversas sin que hasta el momento haya encontrado solución por parte de las autoridades estatales en ese “foco rojo”.

“Ya conocí la tumba, ya conocí el panteón, pero a mi familia grande le digo que tengamos fuerza”, dijo, a dejar en claro: “Un pueblito en la Mixteca tiene esperanza.”

VALENTINA ROSENDO

Uno de los casos paradigmáticos de violencia sexual por militares es el de la tlapaneca Valentina Rosendo, que en febrero del 2002 fue agredida por un grupo de soldados del Ejército Mexicano sin que hasta ahora tengan castigo sus agresores.

Un caso similar es el de Inés Fernández, también tlapaneca y agredida un mes después que Valentina en situaciones similares.

Lejos de obtener justicia –que se juega en el fuero militar por tratarse de soldados–, ha recibido amenazas de muerte, por lo que Amnistía Internacional (AI) ha hecho llamamientos para protegerla y a su familia.

También está pendiente el caso de las tres hermanas tzeltales violadas tumultuariamente por soldados, en medio del conflicto zapatista en 1995.

Cabe señalar que las participantes del foro que concluye el próximo 21 de mayo, lamentaron que por complicaciones para obtener la visa, un importante número de invitadas e invitados, así como representantes de la sociedad civil no pudieran llegar a Nueva York.

Ese fue el caso de Valentina Rosendo, invitada a formar parte de la delegación, quien debido a la lejanía de su comunidad Barranca Bejuco (cuatro horas de terracería al puerto de Acapulco, Guerrero) y otras dificultades administrativas, permanece en México.

2004/MR/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content