Violencia intrafamiliar, una forma del uso del poder

VIOLENCIA
   Graves efectos sociales a largo plazo, advierte Sedeso DF
Violencia intrafamiliar, una forma del uso del poder
Por: Román González
cimac | México, DF.- 11/11/2002

Al interior de la familia o del espacio doméstico de convivencia se reproducen las jerarquías sociales. Con ello las actitudes agresivas y violentas van del "fuerte" hacia el "débil" del grupo, que en la mayoría de los casos son hombres los agresores y mujeres las víctimas.

La violencia es una forma del uso del poder, señaló hoy la directora de Atención y Prevención de la Violencia Familiar de la Secretaría de Desarrollo Social del GDF, Susana Tenrreyra García, al participar en el Primer Seminario sobre Violencia Familiar que se realiza en el Club de Periodistas.

En su ponencia "Análisis del marco actual de la violencia familiar en el Distrito Federal", resaltó que esa forma de ejercer el poder no es excepcional, sino sistemática y habitual, debido al modelo de sociedad en que vivimos, donde el hombre es el centro, presente en todas las instituciones y relaciones sociales.

Por ejemplo, señaló la funcionaria del Gobierno del Distrito Federal (GDF), "podemos hablar de violencia pública y privada contra la mujer, así hay violencia laboral, en los medios de comunicación, política o en la atención de la salud".

En ese sentido, apuntó que la discriminación cotidiana claramente exteriorizada no es sino proyección exacerbada de lo que sucede al interior del hogar.

Otra repercusión grave, abundó Tenrreyra García, son los efectos a largo plazo, pues en el caso de los menores expuestos a escenas de violencia o víctimas de ella, podrían repetir la conducta violenta fuera de la casa e intervenir en delitos.

Consideró una utopía los derechos y libertades plasmadas en los instrumentos internacionales y definiciones legislativas constitucionales a favor de las mujeres, ya que dentro del hogar a éstas se le vulneran las más elementales garantías, como la de la vida, la integridad física y la libertad sexual, entre otras.

Aunque parezca obvio, concluyó, hay que insistir en que mientras persistan esquemas de subordinación y discriminación de las mujeres "no puede hablarse de democracia en su sentido más literal. Esto es particularmente cierto en el caso de las mujeres que sufren violencia doméstica".







       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.