Inicio Violencia sexual, causa de embarazos entre niñas migrantes

Violencia sexual, causa de embarazos entre niñas migrantes

Por Carlos Rosas, corresponsal

Niñas y adolescentes indígenas que llegan a trabajar a los campos agrícolas del estado de Sinaloa o que acompañan a sus padres jornaleros, tienen embarazos producto de violaciones sexuales o por la falta de acceso a métodos anticonceptivos.     
 
Incluso hay niñas de 10 años de edad que fueron violadas por sus propios padres y en consecuencia quedan embarazadas, alertó el coordinador estatal de la Red Democrática de los Pueblos Indígenas, Crescencio Ramírez Sánchez.
 
“Son aislados los casos en los que las niñas son violadas por los padres, pero a lo mejor hay más que no se denuncian porque se considera una situación normal o por temor de las menores de edad a seguir siendo violentadas”, agregó.
 
El Consejo Estatal de Población y Vivienda del estado de Sinaloa (Coesposin) reporta que 12 mil mujeres migrantes de origen indígena, entre adultas, niñas y adolescentes, llegan cada año al estado, y que en promedio 53 menores de edad resultan embarazadas durante ese mismo periodo por desconocimiento de los métodos anticonceptivos.
 
Según la información del Coesposin, las edades de estas 53 niñas y adolescentes embarazadas fluctúan entre los 12 y 14 años.
 
Elsa Montaño Peña, directora estatal del consejo, detalló que las mujeres en su mayoría se emplean en las actividades agrícolas y como segunda opción en la venta de artesanías en las calles.
 
“En Sinaloa tenemos una población migrante de 50 mil (mujeres y hombres); la mayoría se emplea en los campos agrícolas de jornaleros que vienen a trabajar determinado tiempo y luego se van a Sonora o Baja California. Es como un ciclo porque luego vuelven a Sinaloa”, precisó la funcionaria.  
 
Crescencio Ramírez sostuvo que las mujeres migrantes que llegan a Sinaloa difícilmente tienen acceso a los servicios de salud debido a que no hay traductores y se dificulta la comunicación pacientes-médicos, por lo que ellas recurren a las parteras o curanderas para atender sus partos.
 
Ponderó que las migrantes en el estado hablan lenguas como el mixteco, náhuatl, purépecha, triqui y zapoteco, lo que se traduce en una limitante para que accedan a servicios de salud y educación.
 
El coordinador estatal de la Red Democrática de los Pueblos Indígenas apuntó que el tema de la sexualidad para la comunidad indígena es, en algunos casos, “vergonzoso”, por lo que no existe la cultura de la prevención de embarazos. Añadió que falta difusión al respecto en programas de radio y televisión.
 
Ramírez Sánchez dijo que cuando una niña o adolescente logra parir, el o la hija no logra un nivel óptimo de alimentación debido a la precaria situación económica en la que se encuentran. El sueldo que perciben como artesanas en las ciudades o en los campos agrícolas apenas les alcanza para mal comer, lamentó.
 
El dirigente indígena consideró necesario que se instrumenten políticas públicas a favor de la población migrante en Sinaloa, a fin de que pueda acceder a vivienda, educación, salud y alimentación.
 
12/CR/RMB/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content