Inicio Violencia y pobreza, principales retos de hogares mexicanos

Violencia y pobreza, principales retos de hogares mexicanos

Por Gladis Torres

Violencia intrafamiliar y pobreza son algunos de los retos a los que se enfrentan las familias mexicanas, según indica el Diagnóstico de la Familia Mexicana realizado por el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

Dicho documento señala que los hogares mexicanos han sido afectados seriamente por la globalización y las diferentes crisis económicas por las que ha pasado nuestro país, las cuales han ocasionado que las mujeres dejen el hogar y se integren al mercado laboral para poder aportar a la economía familiar.

De acuerdo con los resultados del diagnóstico los gritos son comunes en el 51.4 por ciento de los hogares mexicanos; entre los motivos de estos conflictos se encuentran la falta de comunicación, las dificultades de convivencia, la conducta y la educación de los hijos. Una quinta parte de las familias entrevistadas informó que “es poco o ninguno el cariño que se prodigan los integrantes de las familias entre sí”.

Asimismo, 45 por ciento de las y los entrevistados responsabiliza a la mujer de la cohesión o integración familiar.

En nuestro país el 69 por ciento de los hogares está integrado por una familia nuclear, es decir, por padre, madre, hijas e hijos; sin embargo, los progenitores no son asimilados como figuras cercanas. Para las mexicanas jóvenes, las figurad más cercanas a ellas son sus hermanas y sus amigas, lo que deja en tercer lugar, y en ocasiones en último, la figura materna.

De igual forma, se indica que son las mujeres las que ayudan más cuando la familia se enfrenta a situaciones difíciles como problemas económicos, enfermedades graves o la muerte de un familiar.

En México existen 22.1 millones de hogares; 20.6 millones son familiares y 1.5 millones no familiares, es decir que ninguno de los integrantes tiene lazos de parentesco con el jefe del hogar; 81 por ciento de las familias son encabezadas por un hombre, y 19 por ciento por mujeres, según información del Consejo Nacional de Población (Conapo).

La familia en México sigue siendo nuclear; sin embrago, los hogares unipersonales en los últimos 20 años se ha duplicado, pasando de un 3 al 6 por ciento. De esta forma, las jefas de familia se han incrementado en un 5.1 por ciento anual, mientras que las jefaturas masculinas han aumentado a un ritmo de 2.7 por ciento al año.

El diagnóstico del DIF indica que el 69 por ciento de las familias mexicanas se encuentran conformadas por la pareja y sus hijos; 17.3 por ciento, por la jefa o el jefe de familia con sus hijos; 10 por ciento, por las parejas sin hijos, y un 3.7 por ciento, por la jefa o jefe de familia sin cónyuge ni hijos, pero con otros parientes, como sobrinos.

Las familias monoparentales, compuestas por uno de los padres y al menos un hijo, son más frecuentes en las zonas urbanas que en las rurales, pues mientras que en las primeras alcanzan 9 por ciento, en las segundas su presencia es de 7.8 por ciento.

La encuesta fue levantada de julio 2003 a septiembre del 2005, con una inversión de 5 millones de pesos, y fue aplicada a 23 mil 846 hogares mexicanos; para su realización participaron aproximadamente 400 personas.

06/GT/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más