Vuelven a sonreír Madres y Abuelas argentina

Población
   Esperaron largos años este fallo de la Corte
Vuelven a sonreír Madres y Abuelas argentina
Cimac | Buenos Aires.- 16/06/2005

Tras largos años en los que el dolor cedió un espacio a la lucha, madres y abuelas de desaparecidos aseguraron ayer que, como pocas veces en su historia, volvieron a sonreír y a sentir que sus seres queridos recibieron una parcial reparación, luego de que la Corte Suprema de Justicia declarara "inconstitucionales" las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

"Es un sueño que deseábamos profundamente", dijo con una expresión de alivio y alegría una de las madres que, con su simbólico pañuelo blanco en la cabeza, se congregó con tantas otras compañeras frente a los Tribunales para expresar la satisfacción por el fallo, de acuerdo con un reporte del diario La Prensa Digital.

"Es un ejemplo para los jóvenes, para todos: que a partir de ahora, nadie va a olvidar que los crímenes de lesa humanidad no van a quedar impunes", dijo Nora Cortiñas, titular de Madres -Línea fundadora-, tomada del brazo de otra madre, quien recordó que "desde la dictadura, juntas marcharon durante casi 30 años para reclamar por la aparición con vida de sus hijos y nietos y porque se castigue a los culpables de la represión".

Cortiñas, figura emblemática de la organización -escindida de la que fundaron antes con Hebe de Bonafini- también aseguró estar "contenta y satisfecha" por el fallo.

"Ahora, todos los que participaron de la tortura, detención ilegal y desaparición de personas durante la dictadura tienen que sentarse ante el juez y decir lo que ha pasado, cada uno asumir sus responsabilidades, si les queda algo de dignidad", añadió Cortiñas.

Por su parte, Estela de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo, expresó la "profunda satisfacción" de la organización y la "esperanza por el fallo que emitió la Corte".

En conferencia de prensa celebrada en la sede de Abuelas, Carlotto consideró que el fallo "implica una decisión crucial para destrabar los juicios contra los represores y allanar el camino para que sean condenados. De esta manera, la Corte impediría que queden flancos abiertos que sirvan a los acusados de violaciones a los derechos humanos para especular con esquivar el castigo judicial", remarcó.

Y anticipó que la próxima vez que se cruce en un acto con el presidente Néstor Kirchner "vamos a abrazarnos como un hijo, porque generacionalmente tiene la edad de nuestros hijos y fue perseguido por la dictadura. La confianza que nos inspira (Kirchner) es auténtica", reafirmó Carlotto.

2005/GM