Inicio Waris Dirie

Waris Dirie

Por Erika Cervantes Pérez*

Romper el silencio y hablar desde su experiencia ha sido la fuerza con la que Waris Dirie se ha enfrentado cada día desde que decidió luchar contra la mutilación genital femenina, que cada día arrebata la salud y la inocencia a las niñas africanas de países musulmanes.

Mediante esta práctica, el cuerpo de las niñas es sometido al control y aceptación social; es una forma de tortura que se escuda en la cultura y preservación de las tradiciones en las que las niñas son sometidas a una cirugía para mutilarles el clítoris y coser los labios exteriores dejando sólo una abertura pequeña para que orinen y menstrúen.

Tal práctica se realiza en muchos casos en condiciones insalubres sin ningún paliativo para el dolor; pocos son los casos en que se realiza en un hospital y el trauma psicológico derivado de dicha tradición es algo que nadie atiende.

Waries Dirie vivió esta experiencia a los cinco años en el desierto, al lado de su madre, a manos de una mujer que le practicó la mutilación genital con una navaja sin filo y sin limpiar.

Waris es una reconocida modelo de pasarela y escritora. Fue la primera mujer negra en firmar un contrato exclusivo con la marca de cosméticos Revlon, y ha sido portada en diversas revistas de moda.

La historia de Waris contrasta con la del mundo en el que trabaja. Ella nace en el seno de una familia nómada en Somalia. El recuerdo de su infancia es pastoreando el rebaño de cabras y camellos de su padre, descalza y con los pies lastimados por las piedras.

A los cinco años es sometida a la mutilación genital y a los 13 huye de su hogar para escapar de casarse con un hombre de 60 años.

En su huida, Waris enfrenta los peligros del desierto y llega a la cuidad donde busca a su tío que es diplomático y la lleva como parte de la servidumbre de la embajada de Somalia en Londres.

Más tarde su vida cambia cuando el fotógrafo de moda Terry Donaldson la retrata cuando trabajaba en un restaurante de comida rápida, y nace así una “top model” conocida en el medio como la “Belleza de ébano”. Se va a vivir a Nueva York.

En 1995 en una entrevista, Waris decide hablar de su vida en el desierto y revela la tortura a la que fue sometida a los cinco años, y declara que ella pondrá todo lo que tenga a su alcance para que ninguna niña tenga que enfrentarse al dolor y el miedo que ella vivió.

En 1997 se publica su libro autobiográfico “Flor del desierto”, el cual se convierte en un éxito con 11 millones de copias vendidas. Ha sido traducido a 20 idiomas.

En 2002 creó la Fundación Waris Dirie, con sede en Austria. La fundación realiza campañas mundiales para concientizar contra la mutilación genital femenina, y ofrece apoyo a otras campañas y a las víctimas de la también conocida como ablación.

A través del correo waris@utanet.at, la fundación también ofrece información para activistas, simpatizantes, afectadas y medios de comunicación. Hasta la fecha, más de 30 mil personas han usado este servicio.

En 2006 la Unión Europea (UE) incluyó por primera vez en su agenda la lucha contra la ablación. En 2005 Waris Dirie se reunió con 25 ministros de Estados miembros de la UE para hablar de las medidas que debían tomarse contra ese flagelo. Se endurecieron las leyes en varios países y empezaron a tomarse medidas preventivas.

En 2007 Waris lanzó una campaña contra la mutilación genital femenina con el apoyo de Scotland Yard y la BBC en Gran Bretaña.

“Es necesario entender que la mutilación genital femenina no tiene nada que ver con la tradición, la cultura o la religión”, dijo Waris. “Es una forma de abuso infantil. Todos los países del mundo deben tomar medidas serias y consistentes contra las personas que realicen este crimen”, advirtió.

Ese mismo año se publicó el último libro de Dirie, “Carta a mi madre”, del que dijo: “Es mi libro más personal. Hay heridas que no se curan. El deseo de ver a mi madre y de perdonarla era muy grande, pero comprendí que el amor y el sufrimiento van de la mano. Aunque escribir este libro fue una experiencia dolorosa, también fue de gran importancia.”

Debido a la presión internacional, 14 países africanos, entre ellos Kenia, Ghana, Burkina Faso, Costa de Marfil y la República Centroafricana, prohibieron la mutilación genital femenina en 2007. Según datos de UNICEF de 2006, 150 millones de mujeres han sido mutiladas

Waris Dirie ha sido galardonada con numerosos premios por su dedicación y sus libros. Entre ellos el Premio Mujeres del Mundo, que le entregó el ex presidente de Rusia Mijail Gorbachov (2004); el Premio Mujer del Año de la revista Glamour (2000); el Premio África del gobierno alemán (1999), así como el Premio Corine, otorgado por la Asociación de Libreros Alemanes al Mejor Libro de No Ficción (2002).

En 2007 el entonces presidente francés, Nicolás Sarkozy, le concedió la Legión de Honor, y la Asociación Demográfica Mundial le otorgó el Premio de las Generaciones.

En enero de 2009, Waris Dirie creó la Fundación PPR para la Dignidad y Derechos de la Mujer, que estableció en París con el magnate francés François-Henri Pinault y su esposa, Salma Hayek.

Waris Dirie nace en el desierto de Somalia en 1965, hoy tiene la nacionalidad austriaca y es madre de dos hijos. También es la coproductora de la película “Flor del Desierto” y nos hereda su valor para oponerse la mutilación genital femenina por el derecho de las niñas a una infancia sin tortura.

*Periodista y fotógrafa mexicana, integrante de la Red Nacional de Periodistas.

12/EC/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content