Trabajo remunerado

NACIONAL
LABORAL
   Falta de políticas públicas, golpe a derechos laborales: GIRE
Sin conciliación ni corresponsabilidad, mujeres trabajan más y reciben menos
CIMACFoto: Gabriela Mendoza Vázquez
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 04/04/2017

La falta de políticas públicas de conciliación y corresponsabilidad significan un golpe a los derechos laborales de las mujeres porque, sin importar si reciben o no un pago, dedican más horas que los hombres al empleo no remunerado, este último incluye actividades domésticas -limpieza y preparación de alimentos- y de cuidado.
 
Así lo aseguró la organización Grupo de Información y Reproducción Elegida (GIRE) en el informe "Horas hábiles. Corresponsabilidad en la vida laboral y personal" presentado en su sitio web el 28 de marzo de 2017.
 
GIRE plantea que en México sólo se considera como trabajo a las actividades remuneradas, ignorando la necesidad de contar con tiempo suficiente para la vida privada, el descanso y el esparcimiento. La conciliación, explican, implica facilitar la realización del trabajo del hogar y el remunerado.
 
Se refiere a la relación entre el ámbito laboral, personal y el familiar, mismos que al separarse causan explotación laboral, desigualdades y violaciones a los derechos humanos. "Se genera un malestar personal, familiar y social que repercute negativamente en los dos ámbitos que se encuentran en conflicto", menciona el informe.
 
Mientras que las "políticas de corresponsabilidad" buscan reasignar responsabilidades en el hogar y la familia y enfatizan que la conciliación "compete también a las y los empleadores, al Estado y a la sociedad". Como ejemplo refieren a las licencias de paternidad otorgadas en otros países con el fin de integrar a los hombres en los trabajos de crianza.
 
Por ello, resaltan la necesidad de crear "políticas conciliatorias o de corresponsabilidad" para implementar medidas que apoyen de manera subsidiaria y faciliten a las personas a cumplir con sus diversas responsabilidades.
 
TIEMPOS Y TRABAJOS
 
La presencia de mujeres en el mercado laboral ha reforzado una doble jornada para ellas. A nivel nacional 52.8 por ciento de las mujeres trabajan y reciben un salario por ello al igual que 47.2 por ciento de hombres. Sin embargo, ellas dedican 76.1 de su tiempo semanal y los hombres emplean 23.9 por ciento.
 
En el informe se expone que, en 2012, las mujeres dedicaron 65.2 por ciento de su tiempo al trabajo no remunerado y 33.5 por ciento al remunerado. Mientras que los hombres dedicaron 76.2 por ciento a las labores con sueldo y 21.1 por ciento a las actividades sin paga.
 
La diferencia entre las horas laborales está determinada por la división sexual del trabajo, la cual se basa en estereotipos de género, de acuerdo al informe que retoma cifras del diagnóstico "Mujeres y hombres en México 2014" hecho por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).
 
DATOS Y DESIGUALDAD
 
Las mujeres dedican 11.4 horas a la limpieza del hogar y los hombres solo 5. 6, desigualdad que se extiende al porcentaje de personas que invierten tiempo en ello. El 94.2 por ciento de las mujeres consultadas en las encuestas citadas en el informe dijeron hacer labores de limpieza frente a 65.2 por ciento de hombres.
 
Lo mismo indica las horas dedicadas a la preparación de alimentos. Las mujeres que reportaron dedicar tiempo a esta actividad -88.8 por ciento- invierten 12.4 horas a la semana; y al 53 por ciento de los hombres que dijeron cocinar les toma 6.3 horas semanales.
 
En cuanto al cuidado de personas 27.4 por ciento de las mujeres asisten a niñas y niños sin discapacidad menores de 6 años, actividad que hace 22.4 por ciento de los hombres. A ello las mujeres invierten 42.1 horas semanales y los hombres 20.2 horas.
 
El tiempo empleado aumenta para el cuidado de personas mayores de 60 años sin discapacidad. El 6.2 por ciento de las mujeres que lo realizan gastan más de un día a la semana -24.6 horas-; mientras que 5.9 por ciento de los hombres dedica 16.4 horas.
 
VALOR ECONÓMICO
 
La organización informó que el valor económico del trabajo no remunerado de las mujeres en México representa 78.3 por ciento.

En el contexto internacional incluso el Banco Mundial se ha pronunciado al respecto. En el "Informe sobre el desarrollo mundial 2012. Igualdad de género y desarrollo", citado en el diagnóstico de GIRE, el banco señaló que "la distinta cantidad de tiempo que los hombres y las mujeres dedican al cuidado de otras personas y a labores domésticas conexas son un factor que impulsa la segregación y las consiguientes brechas de ingresos" entre hombres y mujeres.
 
17/MMAE/GG








INTERNACIONAL
   Hay desventajas en el ejercicio de sus derechos; provoca vulnerabilidad
Discriminación contra la mujer contribuye a la pobreza
Archivo CIMACFoto
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 26/12/2016

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) informó que las mujeres son afectadas por la pobreza debido a su situación de discriminación social, las cargas adicionales como las tareas en el hogar y la falta de acceso a recursos económicos.
 
Los hallazgos preliminares del informe “Pobreza, Pobreza Extrema y Derechos Humanos en América” –que inició en 2015 y concluirá  el 31 de enero de 2017– hace mención de que las mujeres se encuentran en desventaja en el ejercicio de sus derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales, lo que provoca que sean más vulnerables a vivir en pobreza.
 
El informe de la CIDH se sustentó en visitas realizadas a Bolivia, Estados Unidos, Guatemala, Guyana, Paraguay y Perú, de donde se obtuvo información sobre pobreza y pobreza extrema; luego de estas visitas se encontró que las mujeres sufren discriminación tanto en la ley como en la práctica con respecto al acceso y control de recursos económicos.
 
El documento también destaca que pese a la continua inserción de las mujeres en el mercado laboral y el sector educativo, los logros aún son incipientes; por ejemplo la Organización Internacional del Trabajo (OIT) indicó que las mujeres que viven en pobreza y pobreza extrema, en general tienen  actividades no remuneradas y dependencia económica de sus parejas, o bien, ocupaciones informales y con bajos salarios.
 
La Comisión advirtió que estas formas de discriminación contribuyen a la situación de pobreza de las mujeres, a vulneraciones de su autonomía tanto productiva como reproductiva, y a la desprotección general de sus Derechos Humanos.
 
Según este informe, los Estados están informados de lo preocupante que es este vínculo entre la pobreza y la violencia, ya que se derivan más agresiones como: la violencia doméstica, sexual, el acoso laboral, el homicidio, la trata de personas y la violencia institucional.
 
La pobreza, la falta de oportunidades y las barreras al acceso a la educación ponen a mujeres y niñas en situaciones vulnerables, ratifican en el documento.
 
Para la preparación de este informe, la Comisión llevó a cabo una consulta con expertos en el tema, que incluyó a representantes de organismos multilaterales, universidades y organizaciones civiles, esto con el fin de recoger insumos adicionales y validar la consistencia de todas las informaciones recibidas.
 
La Comisión se centró principalmente en desafíos de personas que viven en situación de pobreza para acceder a la justicia y obtener respuestas efectivas a sus demandas.
 
16/CAR/ KVR
 








INTERNACIONAL
LABORAL
   A mayor ingreso, menos tiempo dedicado a este trabajo dice Cepal
Mujeres de AL y el Caribe realizan entre 71 y 86 por ciento del trabajo no remunerado
Especial
Por: Gema Villela Valenzuela
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 27/10/2016

La Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal) recomendó reducir los horarios laborales y crear políticas públicas en donde el Estado asuma responsabilidades de cuidados de menores de edad y adultos mayores, para ayudar a reducir esa tarea que se le asigna a las mujeres.
 
Durante el Panel “Cuidar y ser cuidado en igualdad: la división sexual del trabajo en entredicho” realizado durante la XIII Conferencia Regional de la Mujer, en Montevideo, personas expertas en el tema hablaron sobre la medición de la economía del cuidado y de la división del trabajo en el hogar de acuerdo al sexo y género.   
 
En el panel, la ministra de la Mujer de República Dominicana, Janet Camilo, recordó que durante la X Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe efectuada en Quito en 2007, los gobiernos de la región acordaron “formular y aplicar políticas de Estado que favorecieran la responsabilidad compartida y equitativa entre mujeres y hombres en el trabajo doméstico para la reproducción económica y el bienestar de la sociedad como una de las formas de superar la división sexual del trabajo”.
 
La especialista en Economía y asistente del Instituto Haitiano de Estadística e Informática, Nathalie Lamaute-Brisson, dijo que “reconocer, reducir, redistribuir y remunerar el cuidado”, son puntos clave para incluir en las políticas públicas de los países latinoamericanos y para incorporarlos a la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.
 
En tanto, el director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística de Colombia, Mauricio Perfetti, dijo que las encuestas que miden el uso del tiempo dedicado al cuidado de otros y al trabajo no remunerado, deben ser utilizadas como base para los programas que promuevan la igualdad y reducir la división sexual del trabajo en el hogar.
 
Un ejemplo de política pública encaminada a involucrar al Estado en las responsabilidades de cuidado de otros, es el Sistema de Cuidados (SNIC) de Uruguay, aprobado en noviembre del 2015.
 
Sobre eso habló la Secretaria Nacional de Cuidados de ese país, Patricia Cossani, quien explicó que esa política pública contempla la ampliación de los servicios de escuelas y guarderías, la regulación laboral para ajustar las jornadas de trabajo, para de esa manera asegurar que las niñas y niños estén bajo el cuidado de instituciones y reducir la carga de este trabajo, regularmente asignado a las mujeres.
 
En el documento de posición “Autonomía de las mujeres e igualdad en la agenda de desarrollo sostenible” emitido por la Cepal, se muestra que las mujeres de los países de América Latina y El Caribe, realizan entre 71 y  86 por ciento del total de trabajo no remunerado que demandan los hogares.
 
Destaca que entre mayor es el nivel socioeconómico de las mujeres menor el tiempo dedicado a las labores domésticas y de cuidados de otros; por ejemplo de la población de mujeres mexicanas de 20 a 59 años de edad de hogares considerados no pobres, dedicaron un promedio de 73.3 horas semanales al trabajo no remunerado durante el 2014, mientras que las mujeres del mismo rango de edad de hogares considerados pobres le dedicaron 76.7 horas semanales a esas labores.
 
Lo anterior indica que las mujeres que tienen mayores ingresos pueden pagar servicios para el cuidado de otros, así como productos tecnológicos que les permitan realizar sus labores domésticas.
 
Respecto al trabajo remunerado, las mexicanas que se ubican en el rango de edad de 20 a 59 años de hogares no pobres, le dedicaron 36.2 horas semanales mientras que en las de hogares pobres -de la misma edad- registraron 23.8 horas semanales.
           
16/GVV/LGL








NACIONAL
   Inicia XIII Conferencia Regional sobre la Mujer
Mexicanas, entre las más pobres de 18 países de AL: Cepal
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Gema Villela Valenzuela
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 25/10/2016

Las mexicanas se encuentran entre las más pobres de 18 países de América Latina y el Caribe, ya que de 2005 al 2014 la pobreza se incrementó al pasar de 35.5 por ciento a 41.2 por ciento respectivamente, reveló el documento “Autonomía de las mujeres e igualdad en la agenda de desarrollo sostenible”, presentado durante la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal).
 
Durante la inauguración de la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer en Montevideo, Uruguay, la cual reúne a representantes de 20 países, sociedad civil y de las Naciones Unidas para trabajar sobre la agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la secretaria general de la Cepal, Alicia Bárcena Ibarra, sostuvo que las mujeres son las más pobres de los países de América Latina.
 
En el documento  “Autonomía de las mujeres e igualdad en la agenda de desarrollo sostenible”, México aparece entre los países con altos índices de pobreza que no pudieron disminuirla, lejos de ello se incrementó.
 
El documento también contempla un análisis del tiempo dedicado al trabajo remunerado y no remunerado en México, y destaca que durante 2014 las mujeres de entre 20 a 59 años de edad dedicaron 59.9 horas semanales al trabajo no remunerado (cuidado de otros y labores domésticas) mientras que los hombres dedicaron19.9 horas semanales a la misma actividad.
 
En el trabajo remunerado cambia la situación ya que los hombres dedicaron un total de 52.8 horas semanales en el 2014 a este trabajo y las mujeres 24.8 horas semanales, lo que significa que  persisten desigualdades de oportunidades en el ámbito laboral por motivos de género y una división del trabajo no remunerado por el mismo motivo, agrega el documento.  
 
El informe aborda la situación de 18 países de América Latina y el Caribe y advierte que una de cada tres mujeres en la región no tiene ingresos propios, y en aquellos países donde se han mejorado las políticas públicas que promueven la inclusión de las mujeres en el ámbito laboral, como el caso de Argentina, hay un “estancamiento” como resultado del “techo de cristal” (que son las limitantes sociales y políticas para el avance de las mujeres).
 
La Cepal informó que en estos países latinoamericanos, 28.9 por ciento de las mujeres no tiene ingresos propios, mientras que los hombres sin ingresos propios representan un 12.5 por ciento de su población.
 
La secretaria general de la Cepal, Alicia Bárcena Ibarra dijo que las mujeres que estudian una carrera y no encuentran trabajo remunerado, se regresan a sus hogares a dedicarse a labores
domésticas no remuneradas.
 
Lo anterior, agregó, se refleja en la población de jóvenes de 15 a 29 años de edad que no estudian, ni trabajan y que representan 21.9 por ciento de la población en América Latina y El Caribe, de ellos 51 por ciento son mujeres.
 
En cuanto a salarios y ganancias indicó que existe una brecha salarial entre hombres y mujeres de 16.1 por ciento, por lo que los gobiernos deben implementar programas y políticas laborales que reduzcan la discriminación y desigualdad por motivos de género.
 
Por último indicó que los derechos que se buscan garantizar en la construcción de la agenda para lograr la igualdad y autonomía de las mujeres son: a una vida libre de violencia y discriminación; sexuales y reproductivos; así como los civiles, políticos, económicos y socioculturales.
 
A 40 años de la celebración de esta conferencia, este año se centrará en la igualdad de género, la autonomía de las mujeres y el desarrollo sostenible, temas que trabajarán los días 26, 27 y 28 de octubre.
 
16/GVV/LGL








Subscribe to RSS - Trabajo remunerado