Día Internacional de la Mujer Trabajadora

MUJERES CAUTIVAS
FEMINISMO
   OPINIÓN
   Mujeres Cautivas
Paro Internacional de Mujeres 2018
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Teresa C. Ulloa Ziáurriz*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 05/03/2018

El Paro Internacional de Mujeres del 8 de marzo de este año es una movilización que tendrá lugar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Es convocado por organizaciones feministas y aliadas de la lucha por los derechos de las mujeres en todo el mundo. Se espera la adhesión de más de 70 países y una gran cantidad de actividades locales relacionadas.

La movilización es motivada por la lucha contra la violencia machista, la desigualdad de género y las distintas formas de opresión contra las mujeres. La acción internacional simultánea tiene el objetivo de visibilizar la situación de explotación de las mujeres en el ámbito del trabajo y la reproducción social.

ANTECEDENTES

Un primer antecedente histórico se dice que fue la Huelga de Nueva York, de obreras textileras, quienes luchaban por mejores salarios y menores jornadas. Otro antecedente es el paro nacional convocado por el movimiento de mujeres que tuvo lugar en Islandia, el 24 de octubre en 1975, en el que participaron trabajadoras remuneradas y amas de casa. En un aniversario de esa huelga, el 24 de octubre de 2016, las trabajadoras islandesas dejaron sus puestos de trabajo dos horas y veintidós minutos, antes de su hora de salida, como forma de hacer visible la brecha salarial entre hombres y mujeres.

El 3 de octubre de 2016, se realizó una protesta masiva en Polonia, bautizada como "lunes negro", contra un proyecto de ley que criminalizaba el aborto, incluyendo el aborto espontáneo y la interrupción del embarazo como consecuencia de una violación. La gran repercusión de esta protesta frenó la ley en el parlamento polaco. El 19 octubre del 2016, en Argentina, integrantes del movimiento “Ni Una Menos” y de otras organizaciones feministas convocaron a un paro de una hora y a diversas movilizaciones, tras una semana en la que hubo 7 casos de feminicidio.

En este marco de manifestaciones masivas en distintos países, las activistas polacas comenzaron a conectarse y coordinar acciones con movimientos similares de otros países, sumándose inicialmente Israel, Italia, Corea del Sur, Rusia, Irlanda, Brasil y México, para conformar un grupo impulsor del Primer Paro Internacional de Mujeres.

El Primer Paro Internacional de Mujeres, del 8 de marzo de 2017, tuvo presencia en más de 50 países y 200 ciudades alrededor del mundo. El 25 de noviembre del año pasado tuvieron lugar importantes manifestaciones por el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer en varios países, así como una masiva respuesta a la convocatoria de la Women's March 2018 en Estados Unidos. Estas movilizaciones son consideradas por activistas como antecedentes para una segunda convocatoria global al Paro Internacional de Mujeres.

CONVOCATORIA

Bajo lemas como #NosotrasParamos, #WeStrike y “Si nuestras vidas no valen, produzcan sin nosotras”, los movimientos feministas convocaron a un paro laboral, estudiantil, de cuidados y de consumo. El llamamiento incluye a mujeres asalariadas y no asalariadas, de todas las orientaciones e identidades sexuales.

Una de las principales reivindicaciones es por una sociedad libre de violencia machista, cuya manifestación más visible es la agresión y asesinato de mujeres por el solo hecho de ser mujeres. También se reivindican los derechos laborales de las mujeres, afectados por la precarización, la desigualdad salarial y el acoso sexual en el lugar de trabajo. Asimismo, se denuncian la pobreza, la violencia racial, la persecución a inmigrantes y los recortes de programas sociales y de salud. 

ORGANIZACIÓN

Las movilizaciones previstas para el próximo 8 de marzo se están preparando en más de 70 países por múltiples organizaciones, colectivos y activistas a nivel nacional y local. Mientras que algunos sectores del sindicalismo alegan que una huelga no puede legalmente distinguir entre sexos, el movimiento feminista sostiene que solamente las mujeres deberían parar. Desde esta perspectiva, los hombres deberían acompañar, asumiendo las tareas domésticas y de cuidados que quedarán sin atención, y participar con otro tipo de acciones que contribuyan a visibilizar el protagonismo de las mujeres.

TEMAS QUE DIVIDEN

Aparecieron temas como el “trabajo sexual” y los vientres subrogados, que no tiene el consenso y el de la agenda feminista v.s. la agenda del movimiento trans, que también provoca divisiones entre las feministas.

Bajo el supuesto estandarte del feminismo, reclaman espacio aquellas posiciones o discursos que, cuando se trata de la explotación sexual y reproductiva de las mujeres, califican la misma como un acto de voluntad. El neoliberalismo y las sociedades de mercado han implantado una nueva forma de racionalidad que sublima el individualismo del libre acuerdo donde, deliberadamente, se ignoran los condicionantes sistémicos que determinan esa supuesta libertad.

Ocultan que, para que el consentimiento sea válido ha de ser un acto libre e informado, requiere un yo autónomo no mediado por el abuso de poder, la subordinación y el sometimiento. Por ello, el argumento de la libre elección de las mujeres es una auténtica coartada para el patriarcado. No solo falsea la teoría del consentimiento sino que, en la medida que individualiza la decisión, la despolitiza.

Este año, el Paro Internacional de Mujeres quiere visibilizar la explotación de mujeres y niñas, y para estrechar una solidaridad global más fuerte para exigir poner fin a todas las violencias contra las mujeres, en todas sus formas y modalidades.

El Paro Internacional de Mujeres 2018 es un reconocimiento de que no podemos erradicar la violencia contra las mujeres sin tomar en cuenta la intersección con la pobreza, el racismo, la guerra, el saqueo ambiental, el capitalismo, el imperialismo y el patriarcado. La impunidad vive en el corazón de estas fuerzas entrelazadas.

En México nos levantamos por las desaparecidas, por las víctimas de feminicidio, las víctimas de la delincuencia organizada, las desplazadas, las madres que buscan a sus hijas e hijos, las víctimas y sobrevivientes de trata, de prostitución y otras formas de explotación sexual, las víctimas del trabajo infantil y del turismo sexual y la pornografía infantil, fenómenos que crecen en total impunidad en nuestro país.

*Directora Regional de la Coalición contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC, por sus siglas en inglés).

Twitter: @CATWLACDIR

Facebook: Catwlac Directora

18/TUZ/LGL








LENGUANTES
DERECHOS HUMANOS
   LENGUANTES
#8M al paro: el capitalismo nunca fue feminista (ni lo será)
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Cynthia Híjar Juárez**
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 27/02/2017

Llegamos de nuevo al 8 de marzo. Una vez más, las rosas rojas cubrirán los escritorios de las mujeres que trabajan en oficinas, los medios de comunicación harán despliegues de sensiblería ignorante en torno a “La mujer” y en la radio sonará ese himno del mansplaining que canta “si yo fuera mujer, si fuera mujer…”. Como cada año, el mundo se desquiciará en debates en torno a la igualdad y el backlash antifeminista hará gala de sus prejuicios violentos. 
 
Las luchas de las mujeres por mejores condiciones y una posición igualitaria en la sociedad tienen momentos históricos específicos, coyunturas donde mujeres organizadas en diversos países lograron conseguir derechos para sí mismas y para quienes habitamos el mundo ahora. Teorizaron sobre ello, hicieron política. La conmemoración del 8 de marzo se inscribe en esta genealogía y sin embargo, la crítica propuesta por el pensamiento feminista siempre corre el riesgo de ser utilizada por la ideología dominante para perpetuarse.
 
Los ejemplos van del machismo progresista a los discursos neoliberales de un supuesto feminismo que brilla por ser blanquizado o burgués.
 
Dicho lo anterior, aclaro que mi opinión no tratará de juzgar qué mujeres pueden o no ser feministas o cómo deberían manifestarlo. Sostengo que cuando hablamos de lo personal-político no hacemos apología de los chismes ni situamos nuestras opiniones personales sobre otras mujeres como argumentos políticos; decir que lo personal es político es asumir una praxis, feminista y dialógica, que nos libere también de las opresiones que vivimos en la esfera de lo privado.
 
Lo que sí intento enunciar es que en los tiempos del capitalismo más voraz, el neoliberalismo, se hace fundamental revisar la historia de los feminismos y reconocerles una tradición llena de fuentes conceptuales, momentos históricos precisos, signos de identidad teóricos, reivindicaciones interseccionales y, por supuesto, mujeres que hicieron historia y nos heredaron derechos.
 
LUCHA, NO CELEBRACIÓN
 
Una de esas mujeres fue Clara Eissner, quien propuso durante el II Congreso Internacional de Mujeres Socialistas, llevado a cabo en Dinamarca en 1910, que se estableciera el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Es 2017 y los colectivos feministas de más de 30 países han convocado a un paro internacional de mujeres para este día que nos remite a una huelga que en 1857* iniciaran las obreras de la textilera Cotton en Nueva York para lograr su reivindicación salarial y una regulación de las jornadas de trabajo.
 
¿Por qué importa tanto decir que el #8M es una conmemoración que invita a luchar y no una celebración? Porque las condiciones impuestas desde las políticas públicas del Estado neoliberal nos obligan a vivir en condiciones similares a las de esas mujeres en cuyo honor se estableció el 8 de marzo como Día de la mujer: feminización de la pobreza, violencia y despojo patrimonial, precarización laboral, dobles o triples jornadas de trabajo, trata, feminicidio y la eterna discriminación familiar, escolar, laboral y comunitaria.
 
No hablamos de cosas menores; cumplimos aún una función central en el proceso de acumulación capitalista porque nuestra fuerza de trabajo no se remunera o se remunera mal y encima no tenemos tierra, patrimonio ni derechos. Es por eso que el paro internacional del próximo 8 de marzo importa tanto. Cuando decimos que “Si nuestras vidas no importan, produzcan sin nosotras” hacemos una clara enunciación: la importancia de nuestras vidas está en diálogo con la de nuestra fuerza de trabajo y es fundamental visibilizar todas las formas en las que somos explotadas, desde la cama hasta los centros donde laboramos.
 
Las raíces de la explotación social y económica de las mujeres no se encuentran en el patriarcado como un sistema aislado del capitalismo. Por el contrario, clase raza y género son sistemas de opresión que se interseccionan para despojarnos y obstaculizar el ejercicio nuestros derechos. El capitalismo nunca fue amigo del feminismo porque fundó muchas de las raíces del patriarcado que criticamos.
 
Si reconocemos esto, podemos notar que los discursos neoliberales que utilizan la teoría de género para legitimarse y producir mayor explotación de las mujeres son trampas evidentes. El paro internacional #8M se presenta como un gran momento para comenzar a explicarnos qué función tenemos en el capitalismo y cómo la pérdida de derechos laborales nos afecta a todas.
 
El paro es un gran pretexto para reflexionar sobre los servicios que brindamos sin ser remuneradas: ¿cómo servimos y sostenemos una casa, un partido, un movimiento político, una relación amorosa?,  ¿cuántas veces a la semana somos libres de descansar, de tirarnos a la cama y leer un poco?, ¿qué tan cansadas están nuestras madres, las sabias, las abuelas?, ¿qué tan cansadas estamos nosotras y cuánta culpa sentimos por ello?
 
Nuestra explotación es doméstica, emocional, laboral, sexual y afectiva. Eso también es lo personal-político. Sobre esta explotación se sostiene el capitalismo heteropatriarcal y es ante ello que la organización se hace necesaria. Es momento de parar la maquinaria que sostenemos para poder parar nosotras mismas, para poder pensar fuera del engranaje y observar cómo funciona la fábrica y cuánto en ella nos ha sido arrebatado.
 
Porque vivas y libres nos queremos.
 
*Existen referencias distintas al año de esta huelga, María Esther Aguirre Lora escribe en Imágenes en torno a la mujer que fue el 8 de marzo de 1857. Otros textos hablan de 1908 o 1909.
 
**Cynthia Híjar Juárez es educadora popular feminista. Actualmente realiza estudios sobre creación e investigación dancística en el Centro de Investigación Coreográfica del Instituto Nacional de Bellas Artes.
 
17/CHJ/GG








Subscribe to RSS - Día Internacional de la Mujer Trabajadora