Inicio » Opinión » El juicio contra Harvey Weinstein y el poder del “Me Too”

El juicio contra Harvey Weinstein y el poder del “Me Too”

Por Teresa Mollá Castells
CIMACFoto: María Esparza

Ontinyent, Esp.-Está por comenzar el juicio contra Harvey Weinstein, el productor de cine norteamericano que acosó a mujeres del cine y que originó el despertar del feminismo en Hollywood. Este hecho dio paso al “Me Too”, un movimiento de alcance mundial.

Las mujeres que se enfrentaron a este magnate del cine americano sufrieron y, aún ahora, sufren presiones por parte de los defensores de este hombre. Pero el “Me Too”, quizás sin buscarlo en sus inicios, empoderó a las mujeres a denunciar a quienes hasta entonces pensaban que eran intocables por acosar y abusar de las mujeres cuando y como les viniera en gana.

Pero este es solo un caso más de los abusos de hombres poderosos hacia mujeres de su entorno o fuera de él.

El pasado mes de agosto de 2019, el también magnate Jeffrey Epstein fue hallado muerto en su celda de una prisión de Nueva York, donde estaba por tráfico de menores. Según la Fiscalía estadounidense, Epstein creó una red para abusar de decenas de niñas en sus mansiones de Nueva York y Florida, hace más de una década. Se trata de un hombre poderoso atrapado por sus propios vicios y denunciado por mujeres que decidieron dar el paso y, de esa manera, llevarlos ante la justicia.

 El caso de Epstein también salpica a otro hombre poderoso que, al parecer, compartía orgías con él. Se trata del segundo hijo de la Reina Isabel II de Inglaterra, Andrés de York, quien presuntamente ha sido apartado de la vida pública precisamente por sus divertimentos con Epstein y por la denuncia formal de una mujer de quien abusó cuando ella era menor de edad.

El “Me Too” todavía no había nacido cuando la camarera de un hotel denunció por abuso sexual, allá por 2011, al entonces todo poderoso Dominique Strauss-Kahn, quien era Director del Fondo Monetario Internacional (FMI). Este nuevo escándalo por un tema de agresión sexual puso a este tipo fuera del FMI. Veinte meses después de la denuncia se llegó a un acuerdo judicial con la víctima para evitar el juicio. El aparato del patriarcado se puso en marcha para desacreditar la voz de la mujer frente al poderoso y, al final, no se impartió justicia para esta víctima.

Pero este no fue su último encuentro con la justicia. Años después, el patriarcado volvió a hacer su trabajo y la justicia francesa absolvió a Dominique Strauss-Kahn de un delito de “proxenetismo agravado” por participar con formas rudas en orgías. Como vemos, se trata de todo un personaje que se justificó a sí mismo porque “lo hacía porque necesitaba sesiones recreativas mientras estaba atareado salvando el mundo”. Lo dicho, todo un personaje.

 Y el último caso conocido de un hombre poderoso al que una veintena de mujeres han decidido plantar cara es al tenor Plácido Domingo. A él lo denunciaron por acoso sexual no una, ni dos, sino casi una veintena de mujeres. Una de las consecuencias el “Me Too” fue que, en este caso, la sociedad de los EE.UU. creyó a las víctimas y canceló con él conciertos e incluso contratos como director de la Ópera de Los Ángeles.

Algo tan fundamental como tomar medidas y creer en las voces de las mujeres es consecuencia directa de este maravilloso movimiento. El “Me Too” está poniendo en cuestión los privilegios de quienes pensaban y actuaban seguros de que no tendrían que dar explicaciones de sus actos y felonías para con mujeres que no les deseaban, pero que se plegaban a sus deseos como consecuencia de sus amenazas.

 Tampoco podemos olvidarnos del famoso cómico estadounidense Bill Cosby, quien drogaba a las mujeres con las que quería tener sexo para poder abusar de ellas; o del escándalo político sexual del ex Presidente Bill Clinton con la becaria Mónica Lewinski, a finales de los años noventa.

El feminismo ha vuelto a cambiar la visión de algunos temas. Ha puesto en jaque los privilegios de estos hombres poderosos que pensaban que todo se podía conseguir por ser quienes son y que eran intocables. Las mujeres, gracias al feminismo y al hecho de reconocernos en todas las mujeres, han levantado la voz. Unas cuantas, bastantes de ellas, han aprovechado su fama para dar a conocer lo que estaba ocurriendo.

De ahí que sea imprescindible que las mujeres alcemos nuestras voces para desmontar las formas y los fondos del patriarcado que nos quieren silenciadas y sumisas.

Pues no. El feminismo nos reconoce nuestra propia voz y nos exige utilizarla para denunciar situaciones de desigualdad y de precariedad de todas las mujeres. La radicalidad del feminismo es precisamente esa: ir a la raíz del patriarcado, denunciarlo y combatirlo. Precisamente por eso me considero feminista radical, de raíz.

20/ TMC

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: