Inicio » Agenda » Libres de Violencia » “Pensé que había terminado con ese infierno” con el agresor fuera de casa

“Pensé que había terminado con ese infierno” con el agresor fuera de casa

Por Citlalli López Velázquez
violencia02adnarg_blogspotcom

Oaxaca, Oax. María del Carmen se separó hace un año del padre de sus hijos. Cortar con la relación tendría que haberla hecho sentir más segura pero no fue así. Al cobijo de la impunidad, la violencia se incrementó aún con el agresor fuera de casa.

“Pensé que acabaría con ese infierno”, expresó con la impotencia atorada en la garganta y el miedo fresco impregnado por el reciente ataque de su expareja la noche del 12 de mayo en la puerta de su casa. Él, Emmanuel, la agredió con un machete.

Desde el 30 de abril de 2019, hasta la fecha, suman seis denuncias presentadas ante la Fiscalía de Justicia del Estado, ninguna ha derivado en la detención. “No sé qué más hacer. Yo temo por mi vida”.

María del Carmen de 35 años de edad tiene dos hijos, uno de 5 años y otro de 7, a quienes sustenta con su labor como empleada del hogar. Vivir cada día es para ella un reto en donde pareciera, que tanto la justicia como la seguridad, están en su contra. “Yo lo único que exijo es vivir tranquila y paz para vivir libre”.

La desesperación ha llegado a tal grado que a través de redes sociales hizo público su caso, con la intención de que las instancias de gobierno salvaguarden su vida.

El caso de María del Carmen, iniciado con el expediente 14475/2019, es llevado por una abogada de oficio del Centro de Programa de Apoyo a las Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas (PAIMEF). Ella considera que el trabajo realizado ha sido acorde y eficiente, sin embargo, se ha quedado atorado en la Fiscalía de Justicia de Oaxaca.

En las últimas ocasiones que acudieron a preguntar sobre el avance del proceso, les informaron que el policía asignado al reconocimiento del domicilio no había entregado las pruebas, posteriormente les indicaron que el nuevo policía asignado había renunciado y que tendrían que asignar a uno nuevo.

Las deficiencias de la fiscalía se suman a la inoperancia de las instancias de seguridad, pues durante las solicitudes de auxilio al 911, nunca llegan, lo hacen 20 minutos después o no detienen al agresor. 

Su vida al lado de Emanuel, siempre fue un constante tormento.

Durante los siete años de unión, la normalización de la violencia la llevó a vivir entre golpizas y humillaciones.

En su memoria la imagen es nítida. El 12 de octubre de 2012 comenzaron a vivir juntos y a los pocos días comenzaron los gritos. La hostilidad de Emanuel hacia ella la llevó a regresar a su casa, sin embargo, sin darse cuenta quedó atrapada en el círculo de la violencia. “Él llegaba a casa de mis papás, me pedía perdón y juraba que no lo volvería a hacer, entonces regresábamos a casa y todo volvía a repetirse”. 

A los gritos e insultos siguieron los golpes, éstos no paraban incluso aún con ella embarazada. Su tercer embarazo -recuerda- lo perdió debido a ello.

20/CLV/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: