Inicio » Opinión » No solo queremos cambiar los roles sociales, queremos transformar a México

No solo queremos cambiar los roles sociales, queremos transformar a México

Por *Cirila Quintero Ramírez
8marzo17CDMX_Cesarmartinez

El 25 de junio de 2020, el presidente de México expresó que “las feministas quieren cambiar el rol de las mujeres” en cuanto al cuidado de los padres. Sí, efectivamente queremos cambiar los roles sociales que nos han asignado como cuidadoras eternas de padres, hijos, abuelos, esposos; queremos también ser sujetas de cuidado. Queremos que los hombres no sean más “desprendidos” sino más comprometidos. Pero no solo queremos cambiar los roles sociales, queremos un cambio social sustantivo, desde las raíces.

El problema de México no es sólo la desigualdad económica, es la desigualdad social que existe entre mujeres y hombres. Para cambiar esta desigualdad, debe ser cuestionado el dominio que ejercen los gobernantes, las instituciones, los individuos que se empeñan en presentar esta desigualdad como normal cuando no se reconoce que es una construcción social para mantener la subordinación de las mujeres en lugar de impulsar una sociedad de mujeres y hombres socialmente iguales.

Para lograr la equidad se necesita cambiar a las instituciones, porque según los pensadores sociales como Anthony Giddens, las estructuras son patrones sociales cambiantes, es decir, no son eternos, estos son construidos y reconstruidos por mujeres y hombres en su vida diaria, de acuerdo a su tiempo y a su espacio.

En ese sentido, instituciones como el Estado deben reflejar no solo en sus leyes, sino en sus prácticas y en sus decisiones, una igualdad entre mujeres y hombres. Esta equidad no es una concesión, es la respuesta a una demanda de miles de mujeres que han luchado en todos los ámbitos, desde principios de siglo XX y hasta la actualidad.

A pesar de la lucha de más de un siglo, el Estado mexicano no ha respondido a las demandas de las mujeres. En julio de 2019, el Comité para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés) expresó que en México había una ausencia de estrategias para el empoderamiento económico, laboral y educativo de mujeres de bajos ingresos, rurales, indígenas y con discapacidad, es decir, nacer mujer nos pone ya en desventaja.

Como han mostrado diferentes estudios, en México a las mujeres nos cuesta el doble, o triple de esfuerzo cada una de las conquistas que hacemos en lo individual y como grupo, por las diferencias estructurales que existen en cuanto al acceso a oportunidades para mujeres y hombres.

Pero lo que más queremos es incidir para que el Estado se convierta realmente en un garante de la seguridad para las mujeres.

En las recomendaciones del 2019, la CEDAW señaló entre sus preocupaciones centrales hacia México la persistencia de la violencia de género y del machismo. A un año de las recomendaciones, la situación ha empeorado, de acuerdo a cifras oficiales, el primer trimestre del 2020 fue el más violento para las mujeres. En este período, 964 mujeres fueron asesinadas en el país: 720 de los casos fueron clasificados como homicidios dolosos y 244 como feminicidio, según cifras de las fiscalías estatales, compiladas por el Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Con la epidemia de COVID-19, la violencia no ha parado, por el contrario, se ha acentuado de manera preocupante, las mujeres están siendo asesinadas en sus hogares mientras cumplen la cuarentena. Las mexicanas estamos cansadas de ser violentadas en la casa, en el trabajo, en el espacio público o en el transporte público, sin que el Estado, ni las autoridades competentes, hagan algo para sancionar a los violadores y hostigadores, por eso queremos cambiar la forma de impartición de justicia.  

Queremos que la exigencia de justicia no se convierta en un calvario para las mujeres violentadas por las conductas machistas de los impartidores de justicia, que minimizan o no atienden debidamente las denuncias. La impunidad de que gozan los infractores, homicidas, hostigadores, ha conducido al incremento de actos criminales, cada vez con más saña, contra las mujeres, sabedores de que no se castigan; pero también ha conducido a la preocupación internacional por la violencia contra las mujeres que persiste en México. En el año 2019, México fue considerado como el país más violento de la Cepal, lo que debería preocupar a nuestros gobernantes.

Sin embargo, dado que el gobierno y las autoridades no han respondido a las demandas para erradicar la violencia, las mexicanas no nos hemos dado por vencidas, nos seguimos manifestando a pesar de recibir amenazas, burlas, críticas. Salimos  a la calle a gritar, a demandar, a exigir espacios públicos y privados libres de violencia, así lo manifestamos el pasado 8 de marzo cuando México se tiño de color violeta a lo largo y ancho del territorio nacional. En la lucha nos hemos encontrado mujeres de distintas generaciones, que seguimos estrategias distintas pero con un mismo propósito: el cese de violencia contra las mujeres. Las de mi generación, hacíamos marchas, nos uníamos en grupos de autoayuda, usábamos nuestros escritos para exigir nuestros derechos. Las jóvenes de ahora usan estrategias más directas, la confrontación, el pintado de paredes, porque están hartas, porque nacieron en una época en que los medios de comunicación, y ahora las redes sociales, difunden el asesinato diario de decenas de mujeres en todo el país, sin que se haga algo. Están cansadas de salir a la calles sin ser molestadas, de ser hostigadas en las escuela, en su trabajo, en el transporte público.

Ellas representan el enojo, la rebeldía, la memoria de sus madres, abuelas y otras mujeres que han visto ser violentadas y que no han denunciado. Ellas ya no están dispuestas a seguir soportando todo y quieren terminar con la violencia de género y si es necesario destruir monumentos, edificios, lo harán, no por ser violentas sino por el hartazgo social que tienen.

Acciones como cerrar las puertas, apagar la luz, como sucedió en el tribunal judicial de Sonora al pedir cese a la violencia, o decir que 90 por ciento de las llamadas de denuncia de violencia son falsas, no hacen más que acrecentar el descontento y el enojo que tanto cuestionan y critican las autoridades, en lugar de escuchar e implementar las medidas necesarias para frenar esta violencia.

Queremos también cambiar la perspectiva de las y los legisladores de este país, queremos un Congreso de la Unión que no sólo se precie de ser la “Legislatura de la paridad de Género” sino que lo demuestre con legislaciones que impulsen el cambio estructural a una sociedad más igualitaria, que realmente proponga, discuta, emita leyes que provoquen cambios sustanciales en cuanto a la equidad de género, por ejemplo castigos más severos a los violadores, a los feminicidas;  leyes que disminuyan la brecha salarial entre mujeres y hombres, o bien, leyes que impulsen la corresponsabilidad en el cuidado de los hijos.

Reconocemos que hemos avanzado en cuanto a equidad numérica pero nos falta avanzar en que las mujeres que llegan al poder, sean diputadas, senadoras, gobernadoras o secretarias de Estado, tengan una perspectiva de género, y no se conviertan en legitimadoras del poder masculino o del presidente o del jefe de bancada, o peor aún que se masculinicen en sus actividades encomendadas. Queremos que se den cuenta de la enorme oportunidad que tienen de cambiar la desigualdad genérica que existe.

Finalmente, queremos cambiar las instituciones socializadoras, como la familia y la escuela, mediante la enseñanza de una educación sin roles sociales establecidos. En su lugar queremos  impulsar a los hogares como un espacio de convivencia  con corresponsabilidades, en igualdad de oportunidades y respeto mutuo. Aferrarnos a un ideal de familia tradicional, de madres abnegadas, hijas cuidadoras de padres, abuelas cuidadoras de nietos, hombres proveedores o desprendidos, es negarse a ver los cambios que existen en la actualidad, en donde las mujeres se han incorporado al mercado laboral pero siguen cargando con la responsabilidad del cuidado de los hijos.

Es negarse al avance social, a la corresponsabilidad del Estado y de los varones en el cuidado de los hijos, es negarse realmente al cambio social. En la escuela queremos una educación de iguales, no segregación educativa, es decir, abandonar la educación que impulsa actividades, habilidades o aptitudes diferenciadas para niñas y niños que conduce a que las niñas elijan actividades de cuidado o de apoyo, y los niños carreras creativas o de dirección; en su lugar, buscamos impulsar una educación de conocimientos y valores generales en donde la creatividad y las no limitaciones resultan los valores fundamentales. En otras palabras, las feministas no sólo queremos cambiar los roles sociales, queremos transformar a México.

* Doctora en Sociología por El Colegio de México, Profesora- Investigadora de El Colegio de la Frontera Norte, Sede Matamoros. Publica sobre temas de sindicatos, maquiladoras, género y migración en el norte de México

20/CQR/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: