Inicio » Agenda » Libres de Violencia » Resistir contra la violencia en la UNAM en tiempos de pandemia: estudiantes de Economía permanecen en paro

Resistir contra la violencia en la UNAM en tiempos de pandemia: estudiantes de Economía permanecen en paro

Por Hazel Zamora Mendieta

Ciudad de México. En Ciudad Universitaria habita el silencio, la pandemia del COVID-19 frenó la vida estudiantil, pero no de las Mujeres Organizadas de la Facultad de Economía (MOFE), un grupo de jóvenes feministas que resisten en paro en contra de la violencia hacia las estudiantes.  

El 28 de febrero tomaron las instalaciones de la Facultad de Economía, sumándose a las movilizaciones de mujeres estudiantes que brotaban en distintos planteles de la UNAM como síntoma del hartazgo a la indiferencia institucional para atender el problema de violencia contra las mujeres.

Para entonces, la pandemia del COVID-19 había alcanzado a México y orilló a la suspensión de clases presenciales para evitar los contagios. Las MOFE entregaron el último día clases, el 20 de marzo, su pliego petitorio con 32 demandas a los directivos de la Facultad, con quienes semanalmente siguen manteniendo negociaciones en línea que transmiten en su cuenta de Facebook. 

El resto de las estudiantes sostuvieron el tiempo que pudieron los paros separatistas, exclusivos y liderados por mujeres, como no se había visto en anteriores movimientos estudiantiles de la UNAM; en la Facultad de Filosofía y Letras entregaron las instalaciones el 14 de abril, en la Preparatoria 3 “Justo Sierra”, el pasado 22 de julio. A pesar de la pandemia, las alumnas no desistieron sin alcanzar acuerdos sustanciales con las autoridades universitarias para atender los casos de violencia de género. 

También te puede interesar: Estudiantes de la FFyL, por espacios libre de violencia en la UNAM

Así, la Facultad de Economía está por cumplir 6 meses tomada por las estudiantes, la pregunta que les planteó en entrevista Cimacnoticias, la escuchan comúnmente ¿Por qué mantener un paro en medio de la pandemia? Ríen, debajo de las capuchas que armaron con playeras negras para proteger su identidad, “La situación aquí era insostenible, políticamente el único interés que tenemos es que las mujeres ya no tengamos que soportar esa violencia por parte de compañeros estudiantes, de maestros, de la propia institución, la UNAM”. 

Según el “Tercer Informe sobre la Implementación del Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género en la UNAM”, que comprende del 9 de junio de 2018 al 7 de junio de 2019, 436 personas presentaron una queja por posibles hechos de violencia de género, identificándose a 385 personas presuntas agresoras, a 10 denunciados no se les encontraron elementos para iniciar el proceso formal de sanción. Al final, sólo 53 por ciento obtuvieron una sanción. 

En el caso de la Facultad de Economía el sitio del plantel indica que de agosto de 2016 a febrero de 2020 se han presentado 43 quejas por hechos de violencia contra las mujeres. 

Estudiantes de la Facultad de Economía sostienen un cartel que usan de fondo durante las reuniones virtuales con las autoridades | CIMACFoto: Hazel Zamora Mendieta

Azul, Silvia, Violeta y Angie, unas jóvenes entre los 18 a los 23 años de edad, admiten que sostener un paro feminista en medio de la pandemia no ha sido tarea sencilla. Las autoridades de la UNAM les han pedido que abandonen las instalaciones por salud, los maestros aprovechan la modalidad de clases en línea para olvidar que existe el paro, y no todas las estudiantes han podido acudir en apoyo. No obstante, resisten para que en la “nueva normalidad” las autoridades generen las condiciones de desarrollarse en espacios libres de violencia. 

COVID-19 y Sindicatos, las resistencias al paro

En la Facultad de Economía de la UNAM las alumnas tratan de abrirse camino en un espacio masculinizado, señalaron que un 70 por ciento del alumnado son hombres: “La ciencia económica está dominada por hombres, por la interpretación masculina. A pesar de que hay una especialidad de género -en la UNAM- solamente está a nivel posgrado y es para muy poca gente, además, siempre se le ha denostado”.

Entonces, son a ellos a los que deben de convencer que tienen derecho a una educación en espacios seguros. Pasaron 3 meses hasta que los directivos de la Facultad aceptaron el 18 de mayo iniciar mesas de trabajo virtuales para revisar el pliego de peticiones de las MOFE. “Fue apostarle al desgaste, estamos en un contexto de pandemia y nosotras dijimos no, no podemos soltar cuando lo que estamos pidiendo es necesario. Apostaron al desgaste y al silencio”

Pintas para denunciar la violencia contra las mujeres realizadas en un salón de la Facultad de Economía donde normalmente se reunión alumnos y profesores | CIMACFoto: Hazel Zamora Mendieta

Ahora todos los lunes las Mujeres Organizadas se reúnen con el director de la Facultad de Economía, Eduardo Vega López, y acompañan el proceso una Comisión de Consejo Técnico integrada por portavoces de la Rectoría de la UNAM, Abogacía General, Coordinación de Igualdad de Género, del Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG) y la defensoría de Derechos Universitarios. Entre sus integrantes sólo hay dos mujeres. 

Algunas de las demandas son la creación de una Unidad de Género Especializada para la prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres; resguardar los datos personales de quienes deciden levantar una queja o denuncia; incluir la violencia digital como un ámbito en el Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género de la UNAM -creado en 2016-; armonizar las sanciones aplicables a los trabajadores con lo estipulado en la Ley Federal del Trabajo; acceso a la información respecto a los casos de violencia de género en la Facultad de Economía.

Pero es en una exigencia central del movimiento en la que han enfrentado un cerrazón: la expulsión definitiva de los profesores y alumnos encontrados culpables de violencia contra las mujeres. En el pliego piden la “rescisión de contrato de forma inmediata a los trabajadores de base, trabajadores académicos y trabajadores de confianza, que cuenten con actas ante la Unidad para la Atención de Denuncias de la UNAM (UNAD) o el Ministerio Público por violación, abuso sexual u otras violencias que constituyan un delito en el cual se les encuentre culpables”. Ello ha causado la molestia principalmente de los Sindicatos y profesores. 

Las alumnas explicaron que el Sindicato de Trabajadores de la UNAM (STUNAM) junto al AAPAUNAM, ha pedido que se desconozcan los acuerdos llegados en las mesas de trabajo, específicamente el referente a la suspensión provisional de quienes son acusados por violencia de género. El 27 de julio también un grupo de profesores envió una carta al director de la Facultad de Economía donde argumentan bajo el principio de la “presunción de inocencia” que “será ilegal si las autoridades universitarias vuelven normas que no tendrá consecuencias legales quien calumnie, produzca daño moral o discrimine bajo el pretexto de la ‘protesta feminista’”.

También te puede interesar: STUNAM obstaculiza aplicación de protocolo contra violencia

La dirección de la Facultad de Economía respondió a los profesores que la suspensión provisional de los presuntos responsables de las quejas está estipulado en el Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género en la UNAM, y ocurre sólo en casos en los que se considera resguardar la seguridad e integridad física y psicológica de la víctima, mientras se realiza la investigación. 

Las paristas señalaron que estas reacciones son el temor de los agresores quienes comúnmente se libran de las acusaciones incluso de casos graves como una violación sexual.

“Jamás intentan -los Sindicatos- que salga ningún pronunciamiento o apoyo hacia el derecho de las víctimas. Ahora los Sindicatos defienden los derechos de los trabajadores pero jamás han dicho cuáles son sus protocolos que tienen cuando uno de sus trabajadores es responsable de una violación, limitan el de por si escueto Protocolo que tiene la UNAM”.

Además, la violencia de género ya se encuentra reconocida como una falta grave en los Estatutos Generales de la UNAM, una reforma que se incorporó en febrero de 2020 por la presión que ejercieron las estudiantes al paralizar distintos planteles; y el pasado 7 de agosto, finalmente la Universidad definió las sanciones contra quienes cometan violencia de género. 

CIMACFoto: Hazel Zamora Mendieta

Una “nueva normalidad” sin violencia

 “¿Qué está de fondo, que tengamos que tomar un edificio, parar las clases, para que seamos escuchadas por las autoridades?” planteó una de las paristas. Estar encerradas en un edificio de la universidad más grande de América Latina, en medio de una pandemia, no es un gusto. La joven responde a su pregunta: es muestra del desinterés a sus exigencias. “Han apostado al desgaste desde lo local como en Rectoría”. Reconocen incluso, que si las demás tomas terminaron no fue porque se cumplieron por completo los pliegos petitorios, que seguirán dando la lucha desde sus espacios hasta el regreso a clases presenciales. 

Así como han enfrentado resistencias al paro, las Mujeres Organizadas de Economía han recibido gestos de solidaridad de otras maestras y maestros que no imparten clases en línea como respeto al paro, en redes sociales se ha abierto un debate sobre las violencias que enfrentan las mujeres en las aulas, “son pocas pero las chicas desde sus casas están dando la batalla, se sienten valientes. Si vemos que hay un pequeño cambio de costumbres en esta Facultad”, declararon.  

“He aprendido más de compañeras de esta Facultad, con las que se está haciendo la toma, que lo que he aprendido en mi carrera de Economía”, dijo entre risas otra de las jóvenes.

“Sabemos que otras chicas de la carrera que no conocemos, esta lucha es para ellas, los semestres que les quedan y también para compañeras que no conocemos y no vamos a conocer, que van a venir de otras generaciones a esta Facultad, y que les dejamos un granito de esperanza de que los derechos de nosotras no están a discusión, no están a votación”. 

La última mesa de trabajo de las MOFE con la autoridades de la Facultad de Economía se realizó el 24 de agosto, el pliego de peticiones fue elaborado con la asesoría de las abogadas Sayuri Herrara Román (litigante en el caso de feminicidio de Lesvy Berlín Rivera Osorio, ocurrido en UNAM) y Mara Muñoz Galván. 

20/HZM/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: