Inicio » Opinión » Llegar a la playa

Llegar a la playa

Por Cecilia Lavalle Torres

Las crisis son como grandes tormentas. Y, algunas, nos traen pérdidas
importantes. La muerte de mi hijo fue, para mí, como naufragar en plena
tormenta. ¿Cómo llegué a la playa?*

Cuando se vive un naufragio no sabemos cómo vamos a salir de ahí. Y
tampoco tenemos fuerza ni energía para averiguarlo. A duras penas nos
mantenemos a flote.

En las dos entregas anteriores reflexioné respecto a las pérdidas y el dolor.
Aquí reflexiono en mis aprendizajes para llegar a la playa.

Te podría interesar: La herida

Primero tuve que desaprender que hay que ignorar, minimizar y acallar el
dolor –como le conté en la entrega anterior– y aprender la enorme
importancia de permitirme sentir el dolor. Ese fue, quizás, el aprendizaje más
valioso. Pero también tuve que desaprender que “el tiempo lo cura todo”.
¡Es falso! Para empezar, cuando se vive un duelo se pierde la noción del
tiempo.

Ayer y mañana, no significan gran cosa. Hace un mes o un año,
tampoco. Así pues, el tiempo deja de ser una unidad de medida confiable.
Y, para terminar, la función del tiempo no es otra sino transcurrir. Así que el
tiempo no cura. Lo que hagamos con ese tiempo puede o curar o no.

Imagine la enorme herida en la rodilla de la que hablé en el artículo anterior,
¿se curaría sola, con el tiempo? Claro que no. Hemos de limpiarla y cuidarla.
Y volver a limpiar y volver a cuidar las veces que sea necesario, hasta que nos
aseguremos que no está infectada y que ha comenzado a cicatrizar. El tiempo transcurre igual si hacemos algo o no. Lo que sana no es el tiempo, sino lo que hagamos.

Te invitamos a leer: Que no se nos olvide

Ante una pérdida lo primero que se requiere es valentía y voluntad para no
hundirse. Es un acto de voluntad al que debemos obligarnos cada día. La
enrome herida en la rodilla, ¿la limpiaríamos sin obligarnos?

Ahora imagine que esa herida la tiene en el corazón. Se necesita toda la voluntad para limpiarla. Y limpiar la herida por una pérdida quiere decir llorar a mares.
Pero no es suficiente. Necesitamos también curar. Y en ese punto se necesita
ayuda.

En mi caso, fueron las letras y algunas amistades. De igual manera busqué
faros. Así encontré, por ejemplo, que la gratitud es una puerta por la que
entra la felicidad. Y, como propone Tal Ben-Shahar, me obligué a escribir,
cada noche, cinco cosas por las que podía sentirme agradecida.

Todo eso fue material para reconstruir mi barca y volver a navegar. Rearmar la barca tras una pérdida es una tarea de enorme envergadura. Así que si lo que se tiene a la mano no es suficiente, no lo dude, pida ayuda especializada.

En mi experiencia, al permitirnos sentir el dolor, tratarnos con paciencia y
cariño, y poner todo nuestro esfuerzo, voluntad y disciplina, comenzamos a
navegar hacia la playa.

Llegar a la playa representa sobrevivir a un naufragio, con un puñado de
aprendizajes, sintiendo el dolor, pero también alegría y gratitud por lo que
nos regala la vida.

Aprender a llegar a la playa no evita que tengamos otras pérdidas. Pero nos
deja la certeza de que no nos ahogaremos. Si usted ha naufragado, no se rinda. Puede llegar a la playa. ¡Se lo aseguro!

*He compartido mi experiencia en el libro Claves para atravesar la tormenta (Mis aprendizajes para vivir el duelo), disponible gratuitamente en portales de libros electrónicos.

cecilavalle@gmail.com @cecilavalle

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: