Inicio Internacional Liberan a salvadoreña que pasó 9 años en prisión acusada de homicidio agravado tras perder a producto en gestación

Liberan a salvadoreña que pasó 9 años en prisión acusada de homicidio agravado tras perder a producto en gestación

Por La Redacción

Ciudad de México. Tras 9 años en prisión, la salvadoreña Sara Roger, quien fue culpada por homicidio agravado luego de perder al producto de su embarazo, consiguió su libertad el pasado 7 de junio de 2021, ocho días después de que un juez de este país le otorgara la libertad condicional anticipada por haber cumplido la mayor parte de su condena de 10 años. 

En 2012, Sara Roger tenía 20 años y estaba embarazada cuando resbaló mientras lavaba la ropa, esto le provocó sangrados y fue trasladada al Hospital Nacional de Cojutepeque de El Salvador, donde el personal médico la culpó de abortar y de homicidio agravado, tras perder al producto después del accidente y la Fiscalía de la República (FGR) de este país entonces concluyó que la joven había “propinado un golpe al recién nacido”, de acuerdo con medios de comunicación de este país. 

Resultado de ello, detallan, Sara fue condenada a 30 años de prisión por el delito de homicidio agravad, en el “Centro de Detención Menor”  salvadoreño de la Ciudad de Zacatecoluca, capital del departamento de La Paz. Años después, el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública de este país redujo su pena de 30 a 10 años al aplicarle la “Ley Especial de Oscuros de Grecia”, la cual permite que se pueda reducir una pena principal por otra menor. 

Más tarde, explicaron, luego de una audiencia de revisión de medidas realizada el 31 de mayo de 2021, un juez salvadoreño del Juzgado Segundo de Vigilancia Penitenciaria y Ejecución de la Pena de Cojutepeque determinó que Sara debía quedar en libertad condicional anticipada, pues había cumplido 9 de los 10 años de su pena, es decir la mayor parte, por ello “no representa un peligro para la sociedad”.

Ese mismo día la libertad de la joven se vio en riesgo de nuevo porque la FGR salvadoreña anunció estar en desacuerdo con el fallo y aseguró que presentaría un recurso de revocatoria, pero esto no ocurrió. El organismo manifestó a través de un comunicado que “no tenía elementos para apelar” y que el caso poseía “todos los elementos para otorgarle el beneficio de la libertad”.  

Una vez que la FGR de este país hizo saber su decisión, Sara Roger obtuvo su libertad. “Sara recuperó su libertad, luego que el Tribunal de Vigilancia Penitenciaria y Ejecución de la Pena de Cojutepeque en audiencia del 31 de mayo, le otorgó el beneficio penitenciario de libertad condicional”, publicó en su cuenta de Twitter, la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto en El Salvador, organización civil que ha seguido y dado acompañamiento al caso. 

Así como Sara Roger existen otras 14 mujeres salvadoreñas en prisión, quienes fueron criminalizadas y condenadas por sufrir complicaciones o tener accidentes durante sus gestaciones y por ello sufrir un aborto, de acuerdo con un comunicado de la organización  Ipas Centroamérica y México. 

Actualmente El Salvador es el país con las prohibiciones más estrictas del mundo sobre el aborto desde 1988 al no contemplar ninguna excepción, incluso en casos donde los embarazos son derivados de una violación o cuando la vida de las mujeres está en riesgo. 

Datos del comunicado revelan que entre 2000 y el 2019, 181 salvadoreñas fueron detenidas arbitrariamente y judicializadas por aborto u homicidio agravado, delitos que tienen penas previstas entre 30 y 50 años de prisión. De estas mujeres, 67 por ciento fueron sentenciadas cuando tenían entre 18 y 25 años; 42 por ciento son analfabetas o cuentan con un bajo nivel de escolaridad; 53 por ciento no tiene un ingreso económico; y la mayoría proviene de zonas rurales o urbanas marginales, como Sara Roger. 

“Desafortunadamente, Centroamérica es la región del mundo que tiene el mayor número de países que criminalizan el aborto. Tenemos siete países en la región centroamericana, de los cuales tres: Nicaragua, El Salvador y Honduras, penalizan el aborto en todas sus formas. Es un pendiente enorme. Es la realidad más retrógrada y más violenta que existe en el mundo contra las mujeres”, mencionó la directora de Ipas Centroamérica y México, María Antonieta Alcalde Castro. 

La penalización total del aborto castiga tanto a a las mujeres que se han practicado un aborto y a las que sufrieron una emergencia obstétrica, lo que limita el acceso de ellas a servicios de salud a los que tienen derecho. No obstante organizaciones civiles como “Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto” están tratando de establecer una mesa de diálogo para retomar la iniciativa de ley que busca despenalizar el aborto en este país y así el panorama de las salvadoreñas cambie. 

21/AEG/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más