Inicio AgendaLibres de Violencia El caparazón del presidente

El caparazón del presidente

Por Lucía Lagunes Huerta
CIMACFoto: César Martínez López

Después de escuchar detenidamente el mensaje del presidente Andrés Manuel López Obrador, me lleva a constatar que el caparazón del presidente es impenetrable.

En este balance de mitad de camino, una exigencia que lo ha interpelado en estos tres años, es la falta de prioridad en su gobierno, a los Derechos Humanos de las mujeres.

Desde las movilizaciones feministas, con datos oficiales que muestran la enorme desigualdad que enfrentan mujeres y niñas; la violencia brutal dentro y fuera de nuestras casas que genera diariamente 11 asesinatos de odio contra mujeres y después de que el mandatario inauguró el Foro Generación Igualdad, esperaba cuando menos un mensaje que informara lo que se está haciendo y qué logros se han tenido para erradicar la desigualdad contra las mujeres.

Pensé que algún mensaje político importante tendría el presidente para nosotras las ciudadanas, cuando las funcionarias se empeñan tanto en mostrar el “feminismo del presidente” y después de la salida de la secretaria de Gobernación, los 64 millones de mexicanas que somos, podríamos tener un mensaje esperanzador del rumbo que se seguirá en el segundo tramo del gobierno para erradicar la discriminación que arrastramos de hace siglos, pero sólo alcanzamos dos menciones.

La primera, al hablar de sus logros en seguridad, donde aún inconforme el presidente tuvo que decir que el feminicidio creció 13 por ciento, acto seguido aclaró, que él cree que es porque ahora se clasifica mejor el delito, nuevamente minimizando la emergencia nacional que vivimos, y después, casi al final de su discurso, cuando aseguró que en su gobierno “Se auspicia la igualdad de género, se repudia la discriminación, el racismo y el clasismo”.

Las ausencias en los mensajes políticos hablan, y en este caso, nos dice que por más que se hable de igualdad, por más que se esfuercen las funcionarias públicas, las mujeres seguimos invisibles como ciudadanas plenas para el presidente, que sólo somos nombradas por él cuando hace referencia a nuestra supuesta disposición a cuidar o para pedir que seamos más modositas al manifestarnos o cuando es un evento de alto nivel  hay que ser políticamente correctos.

Por eso digo que el caparazón del presidente es impenetrable, porque su visión sobre el lugar que ocupamos las mujeres no se ha modificado, para él, seguimos siendo ciudadanas de menor nivel, por eso utiliza el verbo auspiciar para hablar de la igualdad de género, porque refleja la visión tradicional y obsoleta de pensar que las mujeres somos un grupo vulnerable y no sujetas de derechos.

Por eso en estos tres años de gobierno, de las 8 mujeres que ingresaron como secretarias de Estado quedan cinco, y sólo tres permanecen en su encargo desde 2018, porque los lugares que ocupan las funcionarias siguen revestidos de fragilidad, pues bien podrían haber sido sustituidas por otras mujeres para mantener una representación equitativa.

Es ese caparazón del presidente, es el que no le permite asimilar que la igualdad de las mujeres es un Derecho Humano y un principio político, más no una acción de caridad, y que no hay igualdad plena mientras mujeres y niñas sigamos relegadas del desarrollo, que el rechazo a la discriminación es interseccional es decir implica sexo, género, clase, color de piel, discapacidad, y un largo etcétera.

Llegamos a mitad del camino de un gobierno que no ha acompañado la tenacidad de las ciudadanas quienes han logrado un congreso paritario, la despenalización del aborto en cuatro entidades y siete gobernadoras.

Tenemos enfrente un tramo por avanzar con retos nodales como el Sistema Nacional de Cuidados que requiere recursos y reconocer que el cuidado y el trabajo doméstico es una responsabilidad social y gubernamental, erradicar la violencia contra mujeres y niñas, es decir, lograr la verdadera igualdad.

Estos y otros retos serían más fáciles de superar si al lado tuviéramos un gobierno que los acompañara, pero el caparazón del presidente no deja que estos temas entren a su agenda y deja a las ciudadanas a su suerte. Así llegamos a la mitad del camino.

21/LLH/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content