Inicio AgendaEn defensa Desaparición de Indesol debilita la institucionalidad de la perspectiva de género afirma experta

Desaparición de Indesol debilita la institucionalidad de la perspectiva de género afirma experta

Por Anayeli García Martínez

Ciudad de México.- La decisión de convertir al Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol) en una Dirección General de la Secretaría de Bienestar es preocupante porque debilita el feminismo y la institucionalidad de la perspectiva de género, afirmó la consultora Pamela Higuera Hidalgo.

Por ejemplo, con la desaparición de Indesol, publicada por decreto presidencial el pasado 31 de diciembre, queda en el aire cómo se ejercerán los 288 millones 988 mil 386 pesos que este año tiene el Programa de Apoyo a las Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas (PAIMEF), programa de Indesol que financia los servicios de atención a la violencia de género que ofrecen los institutos estatales de las mujeres.  

Si bien la titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), Fabiola Alanís, confirmó que la institución que dirige va a recibir y administrar los recursos del PAIMEF, para 2022 las reglas de operación de este programa fueron emitidas por la Secretaría de Bienestar.

Borrar esta institución, dijo en entrevista Higuera Hidalgo, también confirma la intención del Gobierno de la República de desaparecer algunos órganos desconcentrados cuyos objetivos principales tienen que ver con el fomento la igualdad de género y la erradicación de la violencia contra las mujeres.

El 3 de septiembre de 2021 la periodista Martha Anaya publicó que, por razones de austeridad, el Gobierno federal proyectaba la fusión de diversos organismos descentralizados y desconcentrados. Entre ellos, la integración del Inmujeres a la Segob. En su momento sólo la titular del Inmujeres, Nadine Gasman Zilberman, declaró que esta institución no desaparecería, como lo consignó el periódico La Jornada, el 4 de septiembre.

Otro rumor que circuló en 2021 fue que cuatro instancias que actualmente están dentro de la Segob pasarían a otras dependencias: la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia (Conavim) formaría parte del Inmujeres y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) pasaría al Instituto Nacional Indigenista (INI).

Asimismo, el Consejo Nacional de Población (Conapo), que actualmente depende de la entidad encabezada por Adán Augusto López Hernández, pasaría a formar parte del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi); y la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) se integraría al Instituto Nacional de Migración (INM).

El año pasado también trascendió que el Sistema de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna) pasaría al Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la familia (DIF). Actualmente la Secretaría Ejecutiva del Sipinna es un órgano administrativo desconcentrado de la Segob, pero desde noviembre hay un proyecto en la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) para subsumir el Sipinna al DIF.

De todos estos cambios, hoy sólo se ha concretado la desaparición de Indesol, institución que además de administrar recursos para los institutos estatales de las mujeres, tenía el control  del Registro Nacional de Organizaciones de la Sociedad Civil y promovía políticas públicas y apoyos para ese sector, obligaciones que derivan de la Ley de Fomento de las Actividades de la Sociedad Civil.

Creado en 1992 como Instituto Nacional de Solidaridad y después nombrado Indesol, este organismo fue la primera instancia que a nivel nacional trabajó los temas de género, incluso antes de que se creara el Instituto Nacional de las Mujeres, en 2001, y además estableció convocatorias importantes para financiar proyectos materia de igualdad de género y de fomento a las organizaciones de la sociedad civil: PAIMEF y el Programa de Coinversión Social, desaparecido en 2019.

“Entonces, (su desaparición) claro que tiene un impacto directo primero en la ciudadanía y segundo en las organizaciones de la sociedad civil que desde hace muchísimo años trabajan por diversos temas que la misma Indesol proponía”, destacó la extitular de la unidad de Género del Senado de la República.

Sin embargo, para la experta, si se revisa el presupuesto público de los órganos desconcentrados, financieramente están siendo debilitados. “Hay recortes sumamente importantes que dejan sin programas enteros a algunas de estas instituciones o con un presupuesto sumamente bajo para poder actuar en materia de igualdad”, expuso.

Por ejemplo, en el presupuesto aprobado por la Cámara de Diputados para 2022, la institución encabezada por Gasman Zilberman se ubica como una “entidad no sectorizada” a la que se propuso dar 873 millones 508 mil 445 pesos para su funcionamiento, monto que se reparte entre sueldos, suministros, materiales, arrendamiento y subsidios.

La propuesta del Gobierno federal para el Inmujeres, que en 2021 cumplió dos décadas desde su creación como organismo público descentralizado, significó un mínimo aumento en comparación con el monto que recibió este 2021, cuando se le asignaron poco más de 830 millones de pesos (mdp).

En presupuesto también hay recursos para las instancias que están dentro del Ramo 04, es decir, en Gobernación, y las cuales cada vez tiene menos poder de acción. En el caso de la Conavim, un órgano administrativo desconcentrado de la Segob, que diseña políticas para prevenir la violencia contra las mujeres, como los Centros de Justicia para las Mujeres y el análisis de las Alertas de Violencia de Género, se entregarán 310 millones 451 mil 545 pesos, bolsa destinada a sueldos, materiales, investigaciones, asesorías, congresos y subsidios, aunque en 2021 obtuvo 300.16 mdp.

“No es necesariamente que las vayan a desaparecer, sino el simple hecho de que cada año les estén rebajando y recortando el recurso, implica ya de hecho debilitarlas. En un momento dado no será necesario, ni siquiera, sacar un decreto, sino la misma actuación podría llegar a ser sumamente insignificante”, expuso Higuera Hidalgo, quien ha trabajado como directora y subdirectora de área en Segob y en el Inmujeres.

La consultora alertó que en los estados hay servicios de atención a las ciudadanas que dependen del financiamiento del PAIMEF y del programa Fortalecimiento a la Transversalidad de la Perspectiva de Género, que administra Inmujeres y que este año tendrá 379.061 mdp. Si se retiran estos recursos, dijo, se quedan sin parte importante de su trabajo a pesar del problema de violencia en este país tan importante, donde al día se asesina en promedio a 10 mujeres.

22/AGM/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content