Inicio AgendaLaboral Sin recuperación económica ni laboral las mujeres son las más afectadas

Sin recuperación económica ni laboral las mujeres son las más afectadas

Por Carmen R Ponce Meléndez
trabajo05erikacervantes
CIMACFoto: Ericka Cervantes

En la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2020, las mujeres tuvieron un ingreso promedio trimestral de 14 mil 860 pesos, prácticamente la mitad del ingreso masculino, 52 por ciento menor a los 22 mil 618 pesos que obtuvieron los hombres.

En consecuencia y según Coneval, únicamente 24 de cada cien mujeres no son pobres, mientras que la gran mayoría (76 por ciento), sufren carencias sociales y económicas. Una mirada a su nivel de ingreso laboral confirma esta afirmación, considerando que éste es, en promedio, más del 66 por ciento del ingreso de los hogares, y se complementa con remesas y transferencias de programas sociales.

Tendencia del nivel de ingreso salarial

Conforme a datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi, en el cuarto trimeste de 2021,  7.5. millones de mujeres percibían un ingreso equivalente a más de uno y hasta 2 salarios mínimos (SM); en contraste, en el nivel de más cinco SM sólo 35 mil 447 trabajadoras reciben ese salario (1.6 por ciento), véase gráfica.

En cambio, en el tercer trimeste de 2019 el número de mujeres que recibían el nivel de más de 5 SM era de 508 mil 900, cifra superior al número de trabajadoras con esos ingresos en 2021, un  2.4 por ciento. En el nivel de más de 1 hasta 2  SM el porcentaje de 32.2 era inferior al que se observa en 2021 (41.5 por ciento).

En síntesis, ha crecido el número de trabajadoras con bajos salarios (más de 1 hasta 2 SM), con una importante disminución del número de trabajadoras con más de 5 SM. No hay una recuperación de los ingresos laborales respecto a 2019, por el contrario, han decrecido significativamente los ingresos de las mujeres. Después de la pandemia siguen muy afectadas en su economía, su salud y en sus derechos.

Durante 2021 las tasas de informalidad y subocupación se mantuvieron en niveles altos, en informalidad la más alta fue en el tercer trimeste, con 54.9 por ciento. Esto es muy grave, más de la mitad de la fuerza laboral femenina está al margen de los derechos laborales más elementales.

Tasa de subocupación. ¿Qué es la subocupacion según Inegi?: es el número de personas ocupadas  que trabajan menos de 35 horas semanales por causas involuntarias y desean trabajar más horas. Necesitan obtener más ingresos y para ello tienen que buscar un segundo empleo.

Las tasas de subocupación que registra 2021 son muy altas (veáse gráfica), el doble de lo que reporta el tercer trimestre de 2019 con un 7.3, frente a 12.7 por ciento de 2021. Los sueldos son bajísimos para más del 40 por ciento de la fuerza laboral femenina, esa es la causa central, han crecido los empleos pero han disminuido salarios y derechos laborales.

La desigualdad regional también es un factor a considerar, hay una mejor recuperacion de los empleos formales en el norte del país por estar vinculados al modelo exportador y la recuperación de la economía del país vecino; en contraste, cuatro entidades  reportan pérdidas de estos empleos: CDMX (-11,425); Guerrero

(-6,060); Chiapas (-3,595) y Puebla con una disminución de 3 mil 316 empleos formales, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Pese a la reforma del outsourcing que permitió una recuperación de la formalidad, ello no significó la creación de nuevos empleos.

Otro dato que confirma la NO recuperación a las condiciones previas a la pandemia es el déficit de empleos. Para marzo de 2020 era de 20.0 y creció a 22.9 por ciento en diciembre de 2021 (datos Inegi).

Las cifras de Consar acerca de los retiros en las Afores por desempleo también corroboran lo díficil que es la recuperación;  en 2018 fueron del orden de 864.8 millones de pesos, para 2021 ascendieron a 1,754.8 un crecimiento de más del 200 por ciento.

No existe seguro de desempleo y cero apoyos fiscales paraa sortear el desempleo, se están comiendo su dinero para el retiro o jubilación, muy mal.

En materia de Pensiones contributivas las cosas no están mejor al aprobarse el uso de la UMA como unidad de medida para dos aspectos fundamentales: el cálculo del monto de la pensión, así como los incrementos anuales, éstos se hacen de acuerdo al incremento del UMA y no al del Salario Mínimo.

Disminuyendo el monto de las pensiones y los aumentos anuales, cada año las mujeres reciben una pensión más baja, decreciente, cada año son más pobres.

En 2021 la UMA equivalió a 89.62 pesos; mientras que para el 2022, 96.22 pesos, según datos de Inegi. El Salario mínimo para esos mismos períodos es de $141.70 y 213.39 (2021), para 2022 son 260.34 en la frontera norte y 172.87 el resto del país. Una diferencia considerable entre UMA y Salario Mínimo, perjudicando a las personas que reciben pensiones contributivas.

Obviamente hicieron y hacen falta apoyos fiscales para la población, básicamente para mujeres, y no son suficientes los programas sociales.

Por fortuna los flujos altos de las remesas continúan, han contribuido en forma sustancial a sostener el valor del peso y aliviar la pobreza de las jefas de familia.

Pemex se ha beneficiado de los incrementos en el precio del petróleo provocados por la crisis de Ucrania (y del mundo); ese es un lado de la balanza, el otro son los crecimientos de los precios en Gas LP y gasolinas, abonan en el proceso inflacionario que se padece.

No se puede bajar la guardia en la defensa de una economía más saludable para los bolsillos, en la disminución de la violencia, los casos de feminicidio en 2021 superan a los de 2020 en 2.6 por ciento. La precariedad femenina también tiene esta expresión, por desgracia.

PD:

La reforma a la Ley de Seguridad Social (LSS), aprobada por el Congreso de la Unión en diciembre del 2020, ayudó a 28 mil 272 trabajadores a tener derecho a una pensión dado que no cumplían con el requisito previo de al menos 1,250 semanas de cotización.

L a reforma pensionaria disminuyó las semanas de cotización de 1,250 a 750 en el 2021. A partir de este año las semanas de cotización se incrementarán en 25 semanas hasta llegar a las 1,000 en el año 2031.

En enero IMSS otorgó 1,458 pensiones del Régimen 97, de las cuales, un mil 329 contaban con menos de un mil 250. Son  mujeres quienes tienen mayor problema para cumplir con el número de semanas de cotización por sus trabajos de cuidados y la maternidad, que les lleva a interrumpir su vida laboral,  por ende sus contribuciones en Afores.

22/CRPM/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content