Inicio Estados En Oaxaca las mamás no celebran, luchan contra la violencia 

En Oaxaca las mamás no celebran, luchan contra la violencia 

Por Citlalli López Velázquez

Oaxaca, Oax.- Mamás que luchan contra la resolución de un juez que las separó de ellos y mamás que dan la batalla contra la violencia económica de los deudores alimentarios morosos, evidencia el difícil contexto en el que viven miles de mujeres en el país al celebrarse este diez de mayo.

Martha Pablo Cruz, presidenta de Oaxaqueños Buscando a los Nuestros, Luvia Altamirano activista contra la violencia vicaria a partir de su lucha propia y Diana Luz Vázquez Ruiz impulsora de la Ley Sabina, conforma aquél universo de mujeres que han tenido que forjarse en hierro para luchar por sus hijas e hijos.

La última vez que Martha Pablo vio al suyo fue el 10 de mayo de 2019; 12 días después fue informada de la desaparición de Jaciel Vladimir Florian Pablo. Desde entonces transcurrieron casi tres años de lucha, de búsqueda incansable y de dolor indescriptible.

Sus palabras salen con fuerza y determinación sostenida por la esperanza y sin miedo porque no tiene otra alternativa. Martha Pablo Cruz de 58 años de edad es madre de tres hijos y abuela de siete nietos. La búsqueda de su hijo el menor la llevó a conformar el colectivo “Oaxaqueños Buscando a los Nuestros” actualmente integrado por 15 madres de familia.

Jaciel Vladimir tenía 27 años, padre de un hijo entonces de seis años, cuando fue desaparecido el 22 de mayo de 2019 en la localidad de Tlapa de Comofort, Guerrero. Por su trabajo en una constructora viajaba casi todo el tiempo. Desde el primer momento de la ausencia de Jaciel supo que no sería un camino fácil de transitar, que habría que lidiar con el dolor y aun así levantarse y salir, sabía que la desesperanza rondaría todo el tiempo para hacerla desistir, pero también que la voluntad nadie se la iba a arrebatar. Su promesa de encontrar y llevar a casa a su hijo sigue intacta. 

A Luvia Altamirano Raymundo le arrancaron a su hijo cuando apenas tenía cuatro años. En últimas fechas sólo ha podido tener contacto con él a través de videollamadas en donde lo único que se enfoca es un sillón. Todo inició con un proceso de demanda de pensión alimenticia contra el juez Segundo de Distrito en el estado de Oaxaca, Fidel Gallegos Figueroa. Luvia Altamirano no sólo encontró la negativa de este sino también todo un proceso de violencias y complicidades institucionales que la llevaron a perder la guardia y custodia, así como cualquier tipo de convivencia con su hijo.

“Ver a mi hijo sería un gran regalo, pero me han dejado sin derecho a nada ni a lo mínimo. No he cometido ningún delito, no obstante, yo tengo como ocho carpetas en mi contra, me han vinculado a proceso a nivel federal, me han pretendido vincular a nivel estatal”.

El caso de Luvia ha permitido visibilizar la violencia vicaria. Algunas de las definiciones que han sido planteadas para está, la señala como “aquella en la que las conductas realizadas contra otra persona de manera consciente, a través de terceros o por interpósita persona con el propósito de castigar, dañar psicológicamente o causar un sufrimiento a la mujer con la que se mantiene, se ha mantenido o se pretende una relación con la intención de ejercer o continuar ejerciendo manipulación, control, dominación y violencia sobre ella”.

Cuando Diana Luz Vázquez Ruiz dio los primeros pasos contra los deudores alimentarios morosos lo hizo empujada por una palabra que retumbó su conciencia. “El papá de Sabina ya tomaba a burla mi exigencia. Un día me dijo: te voy a dar mil pesos si te portas bien y dejas de presionarme, yo te puedo apoyar. Eso me hizo reflexionar y rebatí que lo que él tenía que hacer era cumplir con su responsabilidad paterna, para nada el dar para la manutención puede considerarse un apoyo.

Es un deber”, indicó. Así, en junio del año pasado lanzó una convocatoria en redes sociales para exhibir a los papás irresponsables en un tendedero de denuncia colocado en la explanada de Santo Domingo.

La respuesta de las mamás fue sorprendente y causó indignación la cantidad de personas de todas las profesiones y extractos sociales que han abandonado económicamente a sus hijos. Actualmente hay mujeres en 11 estados del país que han replicado los tendederos de denuncia algunas han logrado ganar las pensiones alimenticias para sus hijas e hijos, pero una gran mayoría sigue luchando por ese derecho.

22/CLV/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content