Inicio Agenda Transformar realidades desde la defensa de los derechos humanos: la historia de Atziri Ávila

Transformar realidades desde la defensa de los derechos humanos: la historia de Atziri Ávila

Por Berenice Chavarría Tenorio

Ciudad de México.- Para Atziri Ávila López, su labor como defensora de derechos humanos es necesaria y transforma realidades para construir un México mejor. Ella ha luchado para que líderes indígenas sean liberados y también ha construido redes con familias de mujeres víctimas de feminicidio y desaparición en su búsqueda por justicia. “Contribuyo a cambiar vidas y me apasiona mi labor”: esa es su mejor recompensa. 

En entrevista con Cimacnoticias, la defensora de derechos humanos nacida en Oaxaca detalló que desde pequeña surgió en ella una necesidad de ayudar a los demás y transformar su realidad. 

Fue así como ingresó a una radio comunitaria para participar en un programa conocido como Niñas en Radioactividad, donde compartía canciones, información para niñas y niños, y cápsulas de diversos temas. Este primer acercamiento a la comunicación le apasionó tanto que terminó profesionalizando su interés a partir de sus estudios universitarios.

Poco a poco, sus pasos la condujeron hacia la defensa de los derechos humanos en distintas trincheras como la revista Zócalo, el Centro de Derechos Humanos de la Montaña (CDHM) Tlachinollan (en Guerrero) y la Red Nacional de Defensoras.

Actualmente, desde el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), acompaña casos de tentativa de feminicidio, feminicidio y desapariciones, donde también contribuye a la creación e implementación de políticas públicas que garanticen una vida libre de violencia a las mujeres.  Además, Atziri forma parte del Consejo Consultivo del Mecanismo para la Protección Integral de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas en México.

Fotografía: Cortesía

Transformar realidades

Atziri Ávila destacó que uno de los aportes más importantes desde su labor es sembrar la semilla del activismo en mujeres más jóvenes, abriendo la oportunidad a una sociedad que exija y haga valer sus derechos. Además, reconoció que contribuir a la transformación de realidades se ha convertido en su mejor recompensa

“Un aporte que reconozco en general es que sí contribuimos a transformar realidades, desde el acompañamiento de los casos a mujeres en riesgo, a familiares de víctimas; sí hay un aporte sustancial. Si una persona o víctima va con las autoridades, siempre encuentra obstaculización, revictimización; pero si va acompañada de una defensora, las cosas cambian”, aseguró la también periodista.

En ese sentido, afirmó que las personas que han tenido acceso a una educación son responsables de compartir y usar sus conocimientos para un bien común en la construcción de un país mejor. 

Tejer redes

Atziri Ávila reconoció que la defensa de los derechos humanos es un camino que ella eligió. Sin embargo, confesó que esta labor no debería ser esencial, ya que se tendrían que garantizar las condiciones de vida y libertad de toda persona de manera universal

Todas las personas deberíamos tener garantizados los derechos. Si no existieran violaciones, quizá únicamente tendríamos la necesidad de promover los derechos, pero las violaciones están presentes porque hay un alto índice de impunidad.

ATZIRI ÁVILA LÓPEZ

Por ello, resaltó la importancia de reconocer el trabajo de las defensoras y que este sea protegido por el Estado mexicano. 

“El primer paso es reconocer que esta actividad no es en contra de las autoridades, sino que busca contribuir desde este espacio a la transformación, la generación de una sociedad más justa, igualitaria y donde haya una democracia plena y saludable que nos alcance a todas las personas”, señaló Atziri.

Además, remarcó que es necesario continuar creando redes entre defensoras que les permitan crecer y protegerse ante las omisiones de un sistema que desvirtúa su labor al permitir las agresiones contra ellas, sin sancionar ni garantizar sus derechos. 

Me parece que siempre es importante reconocernos entre nosotras mismas, reivindicar nuestra labor, respetarnos y apoyarnos, hacer un activismo más saludable, amoroso. Vamos por el buen camino, visibilizando todas las luchas.

atziri ávila lópez

Que las infancias reconozcan a la persona defensora que hay en su interior

La historia de Atziri Ávila forma parte del libro Las valientes aventuras de mujeres defensoras, publicado por la ​​Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos  (ONU-DH), proyecto con el cual se busca compartir a niñas y niños la labor que realizan ella y otras mujeres en México para garantizar el ejercicio digno de los derechos de todas las personas. 

Imagen: Twitter @ONUDHmexico

En ese sentido, Atziri destacó que las y los niños deben conocer sus derechos educativos, de salud, vivienda, entre otros, para que puedan comenzar a exigir que estos sean respetados para ellas, ellos, sus amigas y amigos. 

La activista también abordó la importancia de que las infancias vayan más allá del razonamiento de lo “común” y sigan sus sueños y motivaciones; de esta forma, podrán encontrar el camino que los llevará a encontrar su misión en la vida. 

“Todas las personas podemos ser defensoras de derechos humanos o activistas, solo necesitamos accionar para que se pueda transformar una realidad. La defensa no es pensar en un bien propio, sino que es en beneficio de otras personas y, en general, de toda la sociedad”, concluyó la defensora.

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content