Inicio Amenaza EU debilitar logros de mujeres

Amenaza EU debilitar logros de mujeres

Por Guadalupe Vallejo Mora

Durante la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada del 4 al 15 de septiembre en Pekín (1995), 189 gobiernos del mundo se comprometieron a abolir la discriminación de las mujeres y mejorar su situación social, económica y política, lo que dio paso a la Plataforma y la Declaración de Pekín.

La Declaración de Pekín comprometió a 189 gobiernos, incluido el mexicano, a impulsar antes de concluir el siglo XX, las estrategias acordadas en Nairobi en 1985, y a movilizar recursos para la realización de la Plataforma.

A diez años, dichos documentos siguen siendo hoy el eje central de las demandas de la población femenina en todo el mundo; sin embargo, en nuestro país los compromisos se han cumplido a medias, coinciden feministas, representantes de organizaciones no gubernamentales, académicas y embajadoras.

La importancia de Pekín y sus resolutivos fue tal que durante la 49 sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, Pekín + 10, realizada en Nueva York en marzo pasado, el gobierno estadounidense pretendió desconocer los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, pero la respuesta del resto de los países fue ratificar la Plataforma de Acción de Pekín sin enmiendas que detuvieran su avance.

“El conservadurismo de Estados Unidos fue el gran perdedor, luego de que los Estados miembros rechazaron sus propuestas que pretendían desconocer los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres”, afirmó la directora de Equidad y Género, Ciudadanía, Trabajo y Familia, María Eugenia Romero, presente en el encuentro.

AMENAZA EN 2005

Nuevamente, el conservadurismo estadunidense amenaza los avances logrados en favor de las mujeres; esta vez, los relacionados con los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) para el 2015, pues en la próxima Asamblea de Naciones Unidas, que se llevará a cabo del 14 al 16 de septiembre, busca debilitarlos.

Entre ellos, la lucha contra la pobreza, el analfabetismo, el hambre, la falta de educación, la desigualdad entre géneros y la degradación del medio ambiente; asimismo, el octavo objetivo, que insta a las naciones desarrolladas a adoptar medidas para disminuir la deuda, incrementar la asistencia social y permitir a los países más pobres el acceso a sus mercados y tecnología.

DESIGUALDAD

Friné López Martínez, una de las coordinadoras de la Red Nacional Milenio Feminista, asegura que la globalización económica ha significado el incremento de la desigualdad de ingresos, la pobreza y la exclusión económica, social y de las mujeres.

La pobreza en nuestra región provoca que 20 por ciento de la población más rica tenga 19 veces mayores ingresos que el 20 por ciento de la más pobre, mientras que en los países industrializados esa diferencia es solamente del 7 por ciento, menciona.

EDUCACION

Con la adopción de la Plataforma, el gobierno mexicano se comprometió a impulsar acciones para lograr la equidad de género en los ámbitos educativo y económico; sin embargo, no ha logrado una modificación de los patrones y estereotipos de género que frenan el avance de las mujeres, aseguró Laura Frade Rubio, presidenta de Calidad Educativa Consultores.

Para Frade, “si bien las niñas logran mejores índices de permanencia y de eficiencia terminal en las escuelas que los varones, esta diferencia no se traduce en una mejor situación laboral para las mujeres, porque a mayores estudios aumentan las posibilidades de desocupación, segregación laboral y discriminación salarial”.

Esta diferencia se reflejará en términos salariales y en la información sobre la segregación laboral, donde todavía se encuentran sectores feminizados, como la educación, y sectores masculinizados, como el financiero; situación que además impacta en las posibilidades de acceso de las mujeres a puestos mejor pagados, porque tradicionalmente gana más un licenciado en finanzas que uno en educación.

SEXUALIDAD

Uno de los principales logros en la lucha por los derechos de las mujeres fue reconocer que éstos incluyen el derecho a tener control sobre su sexualidad y su reproducción, como se había planteado un año antes en el Programa de Acción de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo realizada en El Cairo, Egipto.

En Pekín también se reconoció el aborto como un problema de salud pública, y los derechos sexuales y reproductivos como parte de los derechos humanos de las mujeres. Entre los compromisos asumidos por los países en 1995 figura “considerar la posibilidad de revisar las leyes que prevén medidas punitivas contra las mujeres que han tenido abortos ilegales”, y garantizar su práctica en condiciones humanas cuanto no es contraria a la ley.

AVANCES Y RETROCESOS DE PEKIN

Por su parte, Gloria Careaga, experta en salud, población, derechos sexuales, reproductivos y ciudadanos, destacó que la creación del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) representa un gran avance; no obstante, reconoce que aún está lejos el objetivo de lograr la transversalidad de género en todas las políticas públicas.

“Si bien no todas las secretarías de Estado contemplan incorporar la perspectiva de género en la evaluación de su trabajo, sólo cuatro o cinco secretarías ya lo tienen bien incorporado. Sabíamos que para países como México iba ser complicado, porque había pocos antecedentes sobre el significado mismo de la perspectiva, pero hay que reconocer que se ha avanzado y, aunque creo que vamos por buen camino, todavía falta mucho por recorrer”.

OPINA LA EMBAJADORA

La embajadora eminente Aída González, integrante del equipo de organizadoras de la Primera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer, realizada en México en 1975, destaca que el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), “tiene presencia pero no mucha fuerza; tengo la impresión de que no hay voluntad política de todos los actores”

Sobre el tema de la violencia contra la población femenina, asegura que este fenómeno “nos ha rebasado, es algo escandaloso. Lo que hemos encontrado en muchos países en análisis del cumplimiento de los objetivos es que ahora sí hay más conciencia, se ha visibilizado y, por tanto han aumentado las denuncias al respecto”.

En muerte materna, vemos que la política pública de salud no ha avanzado. Son problemas ligados a la educación, porque no es posible que en el país mueran mil 400 mujeres cada año, cifra que según las estadísticas es similar a la de hace así una década, salvo pequeñas variantes. Los estados de Oaxaca y Guerrero registran los mayores índices.

Lo cierto es que la rendición de cuentas de los gobiernos sobre lo que han hecho para implementar la totalidad de la Plataforma de Acción de la IV Conferencia Mundial de la Mujer en Pekín 1995 sigue en discusión.

Numeralia

Participación económica

1995: 50% o más de ocupados en el sector informal de la economía eran mujeres

8.6% se dedicaba a actividades empresariales

2003: 33.7% de la población femenina económicamente activa estaba constituido por mujeres

87.4% eran trabajadoras domésticas

Tasa de fecundidad: Pasó de 6 hijos por mujer en 1974 a 2.2 en 2003

Uso de anticonceptivos: Pasó de 30.2% en 1976 a 71% en 2000 entre las mujeres casadas

Protección en primera relación sexual: 1 de cada 10 adolescentes usó algún método en 1995

1 de cada 5 lo hizo en el 2000

Aborto: 1.2 en promedio por mujer en 1976

0.1 en 1997

Embarazo adolescente: 128 nacimientos por cada mil mujeres en 1976

51.4 en 2003

Educación: 41% de mujeres participaba en la vida universitaria y tecnológica en 1990

48.7% de mujeres participaba en la vida universitaria y tecnológica en 2002

34% de mujeres estudiaron un posgrado en 1990

44.5% de la matrícula en posgrado era femenina en 2002

3,322 científicas se encontraban registradas en 2004

05/GV/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content