Inicio Con reforma petrolera cedimos en lo fundamental, con alguna ganancia

Con reforma petrolera cedimos en lo fundamental, con alguna ganancia

Por Sandra Torres Pastrana

La estrategia de la derecha mexicana sobre la reforma petrolera funcionó y la izquierda cedió ante aspectos fundamentales, como darles la apertura a la explotación y exploración a capital extranjero y a las grandes trasnacionales.

Así valoró Rosío Vargas Suárez, experta en tema energético de la Universidad Nacional Autónoma de México, en entrevista para Cimacnoticias, la aprobación de los siete dictámenes de la llamada reforma energética, ocurrida ayer en el Senado de la República, mismos que fueron enviados al Congreso para su muy probable aprobación el próximo martes.

Vargas consideró también que el movimiento que encabeza Andrés Manuel López Obrador, con el importante apoyo de las mujeres integradas en Las Adelitas, es fuerte, pero en México no hay claridad de lo que se está jugando porque la gente no sabe del tema y los que saben no se van a atrever a hablar, dijo.

Para Rosío Vargas, quien expuso sus puntos de vista críticos en los debates de la reforma energética en el Senado de la República, su balance de esta decisión es que la estrategia del Gobierno mexicano de incorporar al Frente Amplio Progresista (FAP) a la aprobación de la reforma le funcionó.

Destacó Vargas: “se cedió en cuestiones medulares, en cosas fundamentales como la entrada de capital privado y las empresas trasnacionales y esto va tener implicaciones importantísimas para el país”.

Para la especialista, el capital privado y las transnacionales entran a tomar decisiones fundamentales en explotación y exploración petrolera y eso es muy grave, indicó, “todo parece indicar que van a entrar con contratos de servicios múltiples, les dieron su ‘paletita’ a la izquierda con un ‘no a contratos de riesgo’, pero sí a contratos de servicios múltiples, es haberle dado la vuelta y haber obtenido lo que querían”.

Desafortunado para el país la derecha mexicana fue muy hábil y también todo el sector privado, destacó Vargas, sin olvidar a Estados Unidos quién logró con nuestro país lo que busca en todo el mundo, el acceso a los recursos.

ESTADOS UNIDOS Y LOS PAISANOS DE MURIÑO

Vargas manifestó que otro de los puntos importantes es que nuestro vecino de norte nos exporta (es decir, importa) el 85 por ciento del petróleo y su objetivo de que pasara esta reforma era, por un lado, garantizar su suministro, mantener una plataforma de exportación y de producción que en términos reales es de 3 millones 155 mil barriles diarios y mantener una plataforma de importación que es de más o menos, 55 por ciento de esa misma producción.

La otra gran cuestión es la energía, consideró Vargas, venía como algo secundario pero no por ello menos importante: con la reforma aprobada, le da paso a los paisanos del secretario de Gobernación, Juan Camilo Muriño, es decir a empresas españolas que vienen trabajando desde hace bastante tiempo en nuestro país.

LA APERTURA Y ALGUNA GANANCIA

Para Rosío Vargas, lo que está sucediendo en el país se llama internacionalmente “la apertura”, puntualizó, “esto ocurrió en Venezuela y Bolivia hasta que las trasnacionales pusieron de rodillas al país, llevándose toda la renta de energéticos y los recursos petroleros”.

Destacó que a corto plazo la izquierda mexicana ganó algunos aspectos importantes, como el no a los contratos de riesgo abiertos o velados, no a la privatización abierta en refinación, transporte y almacenamiento de hidrocarburos, no sometimiento a la jurisdicción de tribunales internacionales, la prioridad al componente nacional en las adquisiciones y contratos otorgados por Pemex y no a la modalidad de filiales sugerida en la propuesta de Manlio Fabio Beltrones.

Fueron grandes logros pero se pasaron por alto dos puntos importantes en esta reforma: “la integración de Pemex”, donde es claro que esta política neoliberal se ha implantado a la paraestatal para llevarla directo a su desmantelamiento.

Vargas destacó que el movimiento de Andrés Manuel López Obrador está rescatando la soberanía nacional, el territorio de la nación y al hablar de bloques de territorio no estamos hablando de 10 metros de tierra o mar.

El movimiento que encabeza López Obrador, con el importante apoyo de las mujeres integradas en Las Adelitas es fuerte, pero en México no hay la claridad de lo que se está jugando porque la gente no sabe del tema y los que saben no se van a atrever a hablar, dijo Vargas.

Las y los mexicanos deben en este momento tener un compromiso y no quedarse con lo que solo sale en los medios, destacó la experta, la nación no es un concepto olvidado, la soberanía es lo único que nos queda como ciudadanos y por ello debemos seguir adelante.

O8/STP/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más