Inicio » El Tercer Informe y las cifras de Cepal

El Tercer Informe y las cifras de Cepal

Por Eduardo Ibarra Aguirre

Mientras que la pobreza se mantiene en “niveles preocupantes” en América Latina, esto es: “220 millones de personas, de las que 95 millones son indigentes”, México es el único país del subcontinente que “logró una disminución perceptible” de los niveles de pobreza en los últimos seis años.

Los anteriores datos no tienen como fuente a la Secretaría de Desarrollo Social ni a su titular, Josefina Vázquez Mota. También es de preverse que no le serán proporcionados en el Tercer Informe de Gobierno. (Tómese en cuenta que la ineludible disciplina del cierre de edición obliga a redactar estas líneas 24 horas antes de que usted, amable lector, las tenga en sus manos).

Son datos duros, así les llaman ahora en la academia, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, contenidas en el estudio Panorama social de América Latina 2002-2003, un adelanto del cual se dio a conocer en Santiago de Chile.

De acuerdo al documento presentado por José Antonio Ocampo, secretario Ejecutivo de la Cepal, los niveles de pobreza total en México pasaron de más de 50 por ciento en 1997 a cerca de 40 por ciento en1999 y a 40 por ciento en 2002.

Por otra parte, el número de mexicanos que viven en pobreza extrema, pasó de 22 por ciento en 1997 a 12 por ciento en 2002.

Esta más que perceptible baja en la pobreza en general y en la extrema o indigencia en particular, a juicio del director ejecutivo de la Cepal, tiene su origen “en el periodo de crecimiento económico hasta 2000, cuando se dio una reversión del aumento de la pobreza que hubo en 1995 durante la crisis”.

Dicho de otra manera, se logró en los años presidenciales de Ernesto Zedillo Ponce de León, hoy asesor y empleado de trasnacionales que le otorgaron empleo después de favorecerlas con la venta de bienes públicos a precios de remate.

Sin embargo, el balance cubre hasta el año pasado. Y en consecuencia una parte, acaso la menor, del éxito mexicano en la lucha contra la pobreza general y extrema, de acuerdo a la cifras de Cepal, corresponden al gobierno foxista.

Sorprende, por ello, la notable incapacidad de los nuevos propagandistas e imagenólogos de Vicente Fox, encabezados formalmente por el supersecretario particular Alfonso Durazo, para emprender una ofensiva multimillonaria en el duopolio televisivo y en el oligopolio radiofónico, como la de enero-julio pasado, histórica por su escandaloso costo para el erario público.

No me extrañaría que ignoraran la existencia y alcances de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, dependiente de la Organización de las Naciones Unidas, y muy alejada, la primera, de los modelos y políticas que idolatran al mercado. Y en ello estriba, precisamente, el mérito del reconocimiento al gobierno mexicano.

2003/EI/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: