Inicio » Onésimo Hidalgo, expulsado de CIEPAC por abuso sexual contra mujeres

Onésimo Hidalgo, expulsado de CIEPAC por abuso sexual contra mujeres

Por Redaccion

En respuesta a las denuncias hechas por varias mujeres abusadas sexualmente por Onésimo Hidalgo Domínguez, el Centro de Investigaciones Económicas y Políticas de Acción Comunitaria (CIEPAC), con sede en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, decidió expulsarlo de sus filas y respaldar y proteger jurídica y políticamente a las afectadas.

Ante ello, diversas organizaciones de mujeres y feministas que trabajan en la entidad expresaron su apoyo a la CIEPAC y a las víctimas, quienes tomaron “la valiente decisión de convertir en cuestión pública y política la violencia sexual que han vivido”.

Entre las organizaciones firmantes se encuentran: Feminario, Marcha Mundial de las Mujeres, Mafaldas, Conversatorio Feminista, Frente Nacional de Lucha por el Socialismo, Comité Pro-Liberación Hnos. Cerezo Contreras-Puebla, Cátedra: Teoría y Praxis de los Derechos Humanos, así como Georgina Rodríguez Muñoz, Ana Laura Hernández Martínez, Patricia Garrido Gutiérrez, Josefina Ríos Arias, Patricia De la Fuente Castro, entre muchas otras personas.

Denunciamos, señalan las organizaciones y personas firmantes, que Onésimo Hidalgo, amparándose en su imagen de luchador social y empleando tácticas de compañero solidario ha violentado sexualmente a mujeres hasta llegar a la violación sexual contra algunas de ellas, quienes por motivos laborales o actividades políticas se acercaron a él.

La violencia de Onésimo Hidalgo se remonta a 10 años atrás, afirman. Éste utiliza un patrón sistemático para ganarse la confianza de las mujeres y luego abusar sexualmente de ellas, sin que puedan éstas denunciar, ya que utiliza la amenaza aprovechándose de su trabajo político y de la confianza que otras y otros han depositado en él sin saber quien era en realidad.

Existen testimonios de 8 mujeres que han sido violentadas por Onésimo Hidalgo. Algunas de ellas han recibido de él amenazas de que serían demandadas por difamación si continuaban acusándolo.

A pesar de que esta conducta ha sido conocida durante todos estos años, detallan las organizaciones, Onésimo Hidalgo ha gozado del silencio cómplice lo cual le ha permitido la impunidad que ha tenido hasta el día de hoy.

En los testimonios se refieren frases dichas por él a sus víctimas, como: A ti nadie te va a creer, Es tu palabra contra la mía, Soy un imán, las mujeres se me pegan y es algo que no puedo evitar, Tu palabra no tiene valor porque eres madre soltera, Tengo muy buena relación con los zapatistas, soy su asesor.

Utiliza también estrategias como la de desacreditar a las mujeres laboral y socialmente, enalteciendo su calidad de padre de familia y utilizando su capital social político, detallan las organizaciones.

Por tanto, responsabilizan “rotundamente a Onésimo Hidalgo de cualquier daño a la integridad física, psicológica, moral y social que sufran las compañeras denunciantes, ante las amenazas recibidas” por ellas.

Exhortan también a las demás organizaciones y colectivos a imponer a Onésimo Hidalgo un veto político que le impida seguir actuando impunemente en contra de mujeres que desconozcan estos antecedentes y confíen en su persona por su participación en espacios de izquierda.

Exigen que estos hechos no queden en la impunidad y que Onésimo Hidalgo asuma las consecuencias de sus actos misóginos y patriarcales.

La conducta de Onésimo nos deja claro –consideran– que ser de izquierda no significa dejar de ser machista y violento, pues “mientras decía que luchaba por los derechos de las y los demás, abusó de su poder, expresado tanto en el acoso, hostigamiento y abuso sexual, como en el abuso del poder político en el plano laboral y finalmente en el abuso de confianza del que se ha servido para agredir a las mujeres que en diferentes contextos y momentos se han acercado a el con la confianza de considerarlo un compañero en las luchas alternativas”.

Ésta, enfatizan las organizaciones de mujeres y feministas, es una doble moral que no se puede solapar.

Consideran además que éste es un momento coyuntural importante para posicionarse y cuestionar estructuralmente el abuso de poder reflejado en diferentes formas de violencia sexual, la cual es indignante e intolerable pero lo es aún más en los círculos alternativos donde supuestamente media la confianza colocando en una situación de mayor vulnerabilidad a las mujeres.

Por tanto, convocan también a las mujeres a romper el silencio y denunciar los actos de violencia que viven al interior de sus organizaciones, colectivos, centros de trabajo, iglesias, escuelas, hogares, comunidades, etcétera.

Estamos convencidas, señalan, de que la denuncia es una herramienta fundamental para continuar trascendiendo en la lucha por el respeto de género y la construcción de relaciones fincadas en la igualdad, el reconocimiento y respeto de la diferencia y la construcción de la justicia social.

Asimismo, consideran que la denuncia de hechos sexuales es una de las más difíciles de hacer por cuanto significa un daño profundo a la dignidad humana y, en este sistema patriarcal, un daño a la integridad social pues regularmente se responsabiliza del problema a las propias sobrevivientes de la agresión.

Exhortan a las organizaciones para que expresen su voluntad política y asuman un compromiso de transformación personal y colectiva que conlleve al establecimiento al interior de sus organizaciones de una política de género que contribuya a erradicar la impunidad y la violencia en contra de las mujeres.

“Las mujeres que hemos vivenciado la violencia al interior de nuestras organizaciones exigimos el derechos a trabajar en un espacio libre de violencia sexista”, dicen. Y exhortan “con firmeza a los compañeros varones de las diferentes organizaciones para que asuman su compromiso de enfrentar y deconstruir activamente el sexismo al interior de sus espacios y en sus propias prácticas personales, y a tomar las riendas en sus propios procesos de conocimiento, aprendizaje y construcción de nuevas relaciones”.

La transformación social, concluyen, implica la transformación de hombres y mujeres y la búsqueda de las estrategias para lograrlo es responsabilidad ineludible de todas y todos.

08/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: