Inicio Soledad Jarquín Edgar

Soledad Jarquín Edgar

Por Erika Cervantes

Romper el silencio, dar voz, a quienes no tienen voz en los medios, esa es la tarea que a dos décadas de distancia ha emprendido Soledad Jarquín Edgar, periodista oaxaqueña.

Durante 416 semanas ha llevado a las y los lectores oaxaqueños el quehacer social de las mujeres a través del suplemento Caracolas, del periódico El Imparcial, “esa concha de mar que deja escuchar el rumor de las que no tenían voz y que permite escribir sobre los temas que a otros medios parecían peligrosos”. Ese espacio donde las mujeres, las indígenas, las migrantes tienen rostro y voz.

Hoy Soledad es reconocida por ser ganadora del premio Nacional de Periodismo, con el trabajo “Violación ejercida por militares”, donde las voces de las mujeres agredidas en Castaños, Coahuila, que piden justicia son la noticia, una noticia que no juzga o mira prejuiciada la información.

Soledad se comprometió, desde su egreso de la carrera de Comunicación Social en Guadalajara, con las mujeres, los grupos étnicos y la población inmigrante.

Soledad es parte de la generación que pasó de las máquinas mecánicas de escribir a los medios electrónicos. Y ella comenta: “casi sin darnos cuenta, un día los medios se transformaron y dejamos de usar hojas de papel revolución y copias con papel carbón para distribuirlas entre los jefes de información y redacción”.

A Soledad el periodismo le ha dado la satisfacción de llevar a los grandes medios el quehacer cotidiano de las mujeres, las que cada día se preguntan cómo alimentar a su familia con 10 pesos, las que acarrean postes para llevar electricidad a sus casas y las que desde los puestos de decisión gestan políticas públicas que reconocen los derechos de las mujeres.

Desde 1995, al lado de un grupo de periodistas visionarias forma parte de las fundadoras de la Red Nacional de Periodistas que tiene como objetivo hacer visible en los medios de comunicación masiva el quehacer social de las mujeres y con ello contribuir a la democratización de los medios de comunicación.

Y Soledad ha emprendido esta tarea con total ahínco. No sólo ha creado las Caracolas, en 2003 realizó la transmisión de un programa de radio en la región del Istmo de Tehuantepec (Caracolas radio), dirigido a población indígena sobre salud como el VIH/SIDA, cánceres cérvico uterino y de mama, muerte materna, los cuáles tiene una alta incidencia de casos en la región; derechos humanos y violencia; salud reproductiva y derechos sexuales.

Más tarde, a mediados de 2004 y por dos años y medio conduce y produce con otras colegas periodistas de la Red Nacional “Cuando las Mujeres También son Noticia”, en la radio comercial en la ciudad de Oaxaca, que se suspendió a raíz de la toma de las instalaciones de la estación radiofónica (Grupo ORO) por el conflicto político-social en 2006.

Convencida de que el cambio social también es responsabilidad de los medios de comunicación, ha brindado capacitación a sus iguales sobre la tarea que deben cumplir al informar.

El Premio Nacional de Periodismo no es primer reconocimiento que Soledad Jarquín Edgar recibe a lo largo de su trayectoria: ha sido Premio Estatal de Periodismo, en el género Noticia, que le entregaron organizaciones gremiales en 1993; en 1994 ganó el Premio Benito Juárez por la trayectoria profesional, por la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca y la Asociación de Periodistas de Oaxaca.

En 1997 Soledad recibió de la Asociación Civil Acceso Libre Oaxaca un reconocimiento por una serie de trabajos periodísticos sobre personas con capacidades diferentes. En 1998 el entonces Programa Nacional de la Mujer le entregó un premio denominado “Así empezamos a romper el silencio”, por el esfuerzo profesional de hacer de la condición social de las mujeres un asunto de interés público.

Más tarde, en 2000, organizaciones de periodistas la hacen parte de un Homenaje de periodistas a periodistas. Ese mismo año, recibe el premio Mujer de Distinción, por el Club Soroptimista Internacional.

Nacida el 25 de septiembre en la Costa de Oaxaca, Soledad Jarquín Edgar ha hecho del periodismo una forma de vida y del quehacer de las mujeres noticia, de tal modo que ha contribuido a la formación de las Redes de Periodistas, nacionales e internacionales.

Y nos hereda su compromiso por ponerles y darles voz a las y los sin voz en los medios masivos de comunicación.
07/EC/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más