Inicio OpiniónTransmutaciones Olimpiadas: sexismo y resistencia

Olimpiadas: sexismo y resistencia

Por Lucía Melgar Palacios

A 121 años de la participación de las primeras mujeres en las Olimpiadas modernas, el deporte ya no puede verse como campo exclusivo de varones fuertes. El Comité Olímpico Internacional (COI), en comunicados de prensa, presume que la creciente inclusión de las atletas, que en Tokio alcanzó un 48.8 por ciento, llegará a la paridad en París 2024. Sin duda, mucho se ha diversificado el escenario olímpico pero esto no es sólo logro del COI ni la paridad implica el fin del sexismo que ha plagado las Olimpiadas y el mundo del deporte en muchos países. Como en otros ámbitos, los números pueden representar avances significativos pero cuentan la experiencia detrás del espectáculo.

Como informa el propio COI, los primeros juegos modernos excluyeron a las mujeres. Apenas 22 de 997 participaron en los juegos de 1900 y sólo en cinco deportes: tenis, vela, equitación, croquet y golf, en gran medida elitistas, y que en todo caso no considerados entonces exclusivamente masculinos. Aun en deporte menos cargados de estereotipos, el cambio fue gradual, pautado por tensiones entre organizadores prejuiciados y atletas tenaces. Así, por ejemplo, en 1912 se incluyeron dos competencias para mujeres en natación y apenas en 1928 éstas pudieron competir en ciertas pruebas de atletismo gracias al trabajo previo de la Federación Internacional Deportiva Femenina, que organizó competencias independientes de las Olimpiadas entre 1922 y 1934, según cuenta Lynne Emery en un artículo acerca de la participación olímpica femenina (1984). Con las medallas obtenidas en Tokio en boxeo, levantamiento de pesas o el recién integrado skate olímpico por jóvenes, que desafiaron actitudes retrógradas para entrenar, competir y llegar al podio, parece culminar un largo empeño de innumerables mujeres por romper barreras arbitrarias.

Por desgracia, ciertas organizaciones deportivas y medios de comunicación mantienen una visión anticuada, más cercana al Barón de Coupertin que al público joven. La ridícula multa al equipo de balonmano de playa noruego por usar shorts en vez del bikini corto, uniforme impuesto por individuos que probablemente no han practicado ningún deporte con esta prenda, es un ejemplo de sexismo institucionalizado. En contraste, el uso de trajes de cuerpo entero por las gimnastas alemanas, y las muestras de solidaridad con el equipo noruego por parte de su federación y del público, son actos simbólicos que deberían llevar al COI a revisar la letra pequeña de sus esfuerzos para lograr la plena inclusión de las jóvenes en las Olimpiadas. La sexualización de gimnastas, patinadoras o jugadoras de softball desde el uniforme va de la mano con la tolerancia del acoso sexual que los lineamiento del COI condenan.

En cuanto a los medios de comunicación, persiste la cosificación de muchas de estas atletas en tomas fotográficas cargadas de sexismo o en comentarios ofensivos de quienes siguen pensando que hay cotos masculinos y que las mujeres que osan destacar en ellos son “serpientes marinas” ( R. Castellanos). Quizá la medalla a la misoginia se la lleve la reportera del medio chino CCTV que, para iniciar la entrevista con Gong Lijao, campeona de lanzamiento de bala, comentó que ésta le parecía una “mujer masculina” y luego le preguntó si planeaba tener “una vida de mujer” y ser “ella misma”; si tenía novio y si “jugaría luchas” con él. Las respuestas de la deportista denotan sorpresa e incomodidad ante la anulación de su medalla de oro –y de su empeño y disciplina– bajo el supuesto de que las mujeres deben casarse y tener hijos, y que ser “femenina” implica verse delgada y frágil, o ser dulce y sumisa. Si por fortuna la reacción del público chino revirtió la ofensa a Gong, es evidente el peso del sexismo en una sociedad que oscila entre la hipermodernidad y la tradición milenaria.

Con sus logros y dedicación, Gong y las deportistas de Tokio le han demostrado a las jóvenes que desafiar el sexismo merece la pena.

21/LM/ AGM

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content