Inicio Agenda Nada que corregir: terapias de conversión ya son delito en Puebla

Nada que corregir: terapias de conversión ya son delito en Puebla

Por Diana Hernández Gómez

Ciudad de México.- El pasado 2 de junio, el Congreso de Puebla saldó una de varias deudas con la comunidad LGBTQI+. Desde ahora, el estado considerará las terapias de conversión como delitos, esas prácticas mal usadas para “corregir” la orientación sexual de las personas.

La iniciativa fue presentada el 7 de octubre de 2021 por el diputado Carlos Alberto Evangelista Aniceto, del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Gracias a la reciente aprobación, ahora se castigará a quienes organicen, inciten o financien este tipo de terapias, también conocidas como “Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual e Identidad de Género” (ECOSIG). Las penas irán desde multas de 34 mil 574 pesos hasta tres años de cárcel.

La reforma se aprobó con 33 votos a favor, siete abstenciones y un impedimento. Ahora, Puebla forma parte de los seis estados donde las terapias de conversión están prohibidas. Las otras entidades son Ciudad de México, Estado de México, Baja California, Tlaxcala y Jalisco; en este sentido, Baja California tiene el castigo penal más alto, con seis años de prisión.

Terapias” que ponen en riesgo la vida

En 2020, el jurista Víctor Madrigal-Borloz presentó un informe titulado Práctica de las llamadas “terapias de conversión”. Entre otras cosas, examina cómo estas acciones (disfrazadas de sesiones psicológicas, psiquiátricas o religiosas) afectan las vidas de quienes son sometidos a ellas, muchas veces de manera involuntaria.

La investigación de Madrigal-Borloz presenta casos extremos como los de Mozambique, donde mujeres lesbianas han sido sometidas a violaciones “correctivas” organizadas por sus propios familiares en complicidad con curanderos.

Otros efectos de las terapias de conversión son intentos de suicido, depresión, ansiedad y autodesprecio, los cuales hacen difícil e incluso imposibilitan la vida de muchas personas alrededor del mundo.

Según el informe del abogado, las ECOSIG intentan “curar” algo que no es una enfermedad. Lo más peligroso es que esta idea equivocada se reproduce no solo a nivel individual, sino que también tiene eco en las esferas políticas. De acuerdo con el investigador, en países como Estados Unidos y Colombia, hay autoridades políticas y líderes sociales que intentan legitimar estas terapias.

De acuerdo con un estudio de 2019 de la organización defensora de derechos humanos, OutRight Action International, México es uno de los pocos países de América Latina y El Caribe donde hay movimientos y esfuerzos por erradicar las terapias de conversión. Otras naciones en la lista son Brasil, Ecuador, Argentina, Uruguay y Chile.

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content