Inicio AgendaLibres de Violencia Melissa Lucio no debe morir

Melissa Lucio no debe morir

Por Lucía Melgar Palacios
justicia04cmdpdhorg
Imagen retomada de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos

En 1981, Robert Badinter, entonces ministro de justicia de Francia, pidió a la Asamblea Nacional la abolición de la pena de muerte. “La justicia es humana – dijo-  y es falible”. Argumentó que no hay correlación entre esa condena y la disminución de la “criminalidad sangrienta” y que no debe confundirse venganza con justicia. Aunque tenía partidarios entre la opinión pública, la pena capital se abolió entonces.

En Estados Unidos, en cambio, 27 estados pueden recurrir todavía a la pena de muerte para crímenes como terrorismo u homicidio doloso. Texas ocupa un horrendo primer lugar con más de 573 ejecuciones desde 1976. Su sistema penal podría cometer otro acto inhumano, una terrible injusticia, si ejecuta el 27 de abril a Melissa Lucio, cuya inocencia defiende hasta un integrante del jurado que la condenó.

En 2007, tras llamar a los servicios médicos de urgencia porque su hija Mariah, de dos años y medio, no despertaba, Lucio fue arrestada por la policía de Cameron County, Texas, acusada de maltrato infantil.

Aunque ella había explicado que dos días atrás la niña se había caído por las escaleras de la casa de donde se estaban mudando, la policía determinó que los moretones que tenía Mariah se debían al abuso que le habría infligido la madre, primera sospechosa porque “no había actuado como una madre debería hacerlo”. Tras cinco horas de interrogatorio, que diversos expertos han caracterizado como manipulación psicológica, Melissa enunció: “Supongo que lo hice”, frase interpretada por policías y luego jurados y jueces como confesión. 

Mariah murió en el hospital; Melissa fue entonces acusada de asesinato.

Condenada a muerte en 2008, Melissa sigue afirmando su inocencia. Sus hijos y  organizaciones defensoras, como “Innocence Project”, han denunciado una cadena de injusticias que demuestra tanto las fallas de la justicia y el peso de los prejuicios misóginos como el grado de crueldad de un sistema que se arroga el derecho a determinar quién vive y quién muere.

Lucio ni siquiera pudo procesar el duelo por su hija, tuvo que dar a luz en la cárcel a sus gemelos y darlos en adopción, fue separada de sus otros once hijos y sufrió una violencia institucional que agravó la carga de violencias que la marcaron  desde los 6 años, cuando un pariente abusó de ella, y que a lo largo de su vida continuó como violencia de pareja.

Según expertos en interrogatorios coercitivos, estos antecedentes la hacían vulnerable a quebrarse ante la manipulación psicológica de la policía. Para colmo, el sistema médico también falló al pasar por alto el trauma cerebral y un problema de coagulación que explicaban los moretones en el cuerpo de Mariah. Éstos y otros detalles se omitieron ante el jurado. Aunadas a la débil intervención del abogado defensor, omisiones, manipulaciones y prejuicios llevaron al jurado a ver a María como un “monstruo”.

La mayor severidad y la tendencia a condenar de antemano a mujeres acusadas de asesinato o maltrato a niñez ha resultado ya en condenas injustas. Según datos del “Innocence Project”, un 28 por ciento de mujeres exoneradas habían sido acusadas falsamente de dañar o matar a una niña o niño a su cuidado. Así le sucedió en 2005, también en Texas, a Rosa Estela Jiménez, cuyo caso expuso la documentalista Lucía Gajá en “Mi vida dentro” (2007). Tras la difusión de la película, se logró que Rosa Estela contara con nuevos abogados.  Apenas fue liberada en 2021.

Tras 15 años de injusto encarcelamiento, y gracias a la difusión de su caso por organizaciones defensoras en medios nacionales e internacionales, Melissa Rubio ha recibido apoyo de jueces, abogados y hasta de legisladores de Texas. Algunos de éstos la visitaron en la cárcel y, con otros muchos, han firmado un recurso en su favor.

El viernes pasado, se presentaron nuevas evidencias ante la Corte de Apelaciones que deberían llevar a un nuevo juicio y a su liberación. El gobernador y el Comité de Apelaciones deben intervenir y suspender una ejecución a todas luces injusta, de modo que en un nuevo juicio se pruebe su inocencia y se le repare el daño ocasionado por las aberraciones judiciales del Estado. Este caso bastaría para abolir la pena capital en Texas.

Nota: Una petición de clemencia puede firmarse en: https://innocenceproject.org/petitions/stop-execution-of-innocent-melissa-lucio-texas/

Innocence Project ha hecho un llamado también a comunicarse con el gobernador Abbott para pedirle clemencia en este caso. Se puede llamar al 1+ 956-446-2866 o comunicarse a través de:

 

https://innocenceproject.org/petitions/grant-melissa-lucio-clemency/?p2asource=ip-em_04212022

22/LMP/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content