Inicio AgendaLibres de Violencia El secretario de Gobernación se tropieza con su machismo

El secretario de Gobernación se tropieza con su machismo

Por Lucía Lagunes Huerta

Machismo Verbalizado

El secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, llega a su primer año al frente de esta institución tropezándose con su machismo verbalizado a través de la frase, que se ha hecho viral, “yo tampoco confío en usted”, que le arrojó el pasado martes a la madre de un desaparecido.

Más allá de calificarla, la declaración del Secretario de Gobernación, debe leerse desde la investidura de quien lo dice y desde el poder que sustenta. Es decir, quien se expresa es el responsable de la política de promoción y defensa de los derechos humanos, que contempla una vida libe de violencia para las mujeres, quien lo dice, es un hombre frente a la exigencia de una mujer.

La forma en que se expresa es un incumplimiento a su mandato y es el retrato del despotismo hacia las víctimas para este gobierno, que no ha cambiado mucho de otros.

El agravio es mayor pues quien lo recibe es una mujer, una defensora construida a partir de la negligencia del Estado.

La frase del Secretario de Gobernación, se suma a la colección de expresiones de funcionarios públicos ante las exigencias de las víctimas por la grave crisis de derechos humanos que vive nuestro país desde hace años, en la cuales las mujeres tienen un protagonismo como defensoras, pero, lamentablemente también, como víctimas directas e indirectas.

Esta acción más que alejarlo del pasado, más se acercan a él, pues recordemos el “ya supérenlo” del ex presidente Enrique Peña Nieto, ante las madres y padres de los estudiantes normalistas desparecidos de Ayotzinapa, pasando por “la verdad histórica” y el” ya estoy cansado”, del entonces secretario de gobernación Emilio Chuayfett.

La desconfianza manifestada por Adán Augusto, Secretario de Gobernación, a la madre de un desaparecido, que lo que exige es que el estado cumpla con su deber, es una respuesta prepotente porque lo hace desde el poder sin argumento alguno, sólo como reacción ante la interpelación.

La desconfianza que expresa la madre del hijo desaparecido se sustenta en las 100 mil personas desaparecidas en este país.

La expresión hecha desde la investidura que porta el “amigo, paisano y compañero entrañable del presidente”, Adán Augusto, refleja el trato despótico que se ha mantenido hacia las víctimas, sus organizaciones y movimientos desde la guerra que desató el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa.

La falta de respuesta efectiva para las víctimas de personas desaparecidas ha generado que en más de una ocasión las puertas de Segob sea escenario de diversas manifestaciones ante el desgaste en la confianza hacia las autoridades. Tres días antes del “yo tampoco confío en usted” la defensora Cecilia Flores, del colectivo Madres buscadoras de Sonora estuvo en las puertas de la Secretaría.

La salida del Secretario de Gobernación para dialogar con las víctimas perdió todo el efecto alentador.

Si con su presencia en el plantón que llevaba 15 días en sus puertas, el suspirante a la candidatura presidencial quería ganar simpatías, su machismo le puso el pie.

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content