Inicio AgendaLaboral Sobrecarga de trabajo en cuidados y menos oportunidades laborales para trabajadoras de la APF

Sobrecarga de trabajo en cuidados y menos oportunidades laborales para trabajadoras de la APF

Por La Redacción
Maestras integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación realizaron una marcha marcharon este Día del maestro para exigir mejores condiciones laborales para el gremio

Ciudad de México. En la Administración Pública Federal (APF), los hombres continuaron laborando de manera presencial en un 28.6 por ciento más que las mujeres aún con la llegada de la pandemia, sin embargo ellas, en particular quienes están divorciadas, viudas o solteras, se vieron obligadas a combinar el teletrabajo con las tareas domésticas y el cuidado de la familia, lo que dificultó más que pudieran ascender a puestos de mayor jerarquía, además que dedicaron casi 2 horas más por día a este trabajo no remunerado.

Así lo afirmó la “Encuesta sobre Necesidades de Cuidados en Pandemia en la Administración Pública Federal” (ENCAP), elaborada por el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) en colaboración con la Secretaría de la Función Pública (SFP) con el fin de identificar y reconocer, de abril a mayo de 2021, los efectos que ha dejado la pandemia en la vida de las y los servidores de la APF que se desarrollan fuera del sector de salud y las posibles alternativas para su atención.

La encuesta demuestra que en la APF, las mujeres son superadas por los hombres conforme se asciende a cargos de liderazgo y de toma de decisiones, a pesar de que ellas cuentan con niveles escolares superiores, es decir 34.8 por ciento de las mujeres que se encuentran en puestos de jefatura de departamentos tienen un postgrado mientras que 28.7 por ciento de los hombres en este mismo rubro alcanzan esta escolaridad. 

En los puestos operativos, señala la encuesta, 57.4 por ciento de las mujeres tienen licenciatura mientras que los hombres sólo 46 por ciento cuentan con una. Estos datos revelan que la APF necesita incorporar la igualdad de género en los puestos de liderazgo al interior de sus instituciones debido a que posee una incidencia importante en la vida pública del país y es un importante generador de empleos.

La encuesta explica que las y los trabajadores de APF mantuvieron en funcionamiento los sectores esenciales para trámites y servicios, lo que requirió que una parte importante de las y los trabajadores continuaran con sus labores de manera presencial, remota o rotativa, por lo que 80 por ciento utilizaron el equipo de cómputo que tenían en casa y 19.5 por ciento necesitó la adquisición de un equipo nuevo. 

La encuesta demostró que sin importar el nivel del puesto o modalidad, las mujeres que se desempeñan en cargos de jefaturas de departamento laboraron: 9.7 horas a distancia, 9.6 horas de forma rotativa ,y  9.8 horas de manera presencial mientras que los hombres 9.3 a distancia, 8.7 rotativos, y 9.5 presencial. Esta dinámica se repite en los cargos operativos o de enlace. 

En las modalidades rotativas y a distancia, señala la encuesta, las y los trabajadores tuvieron que adecuar sus hogares, desde reorganizar sus espacios de trabajo hasta la compra o renta de instrumentos para desarrollar sus actividades: los dormitorios se convirtieron en oficinas, las salas en espacios de reuniones, 19.5 por ciento del personal necesitó adquirir una computadora y 80 por ciento utilizó la que ya tenía. 

A estos requerimientos, específica la encuesta, se sumaron el mantenimiento del hogar, como lavar la ropa, limpiar, planchar, cocinar, comprar alimentos, pagar servicios y cuidar a otras personas, actividades que fueron desempeñadas en mayor proporción por las mujeres que los hombres, esto se evidencia en que la mayor preocupación de las trabajadoras fueron los quehaceres del hogar y el de los hombres contagiarse de Covid-19 por tener que ir a su oficina. 

“Estos resultados dejan ver que permanece la tradicional visión de la división sexual del trabajo, donde ellas son responsables del mantenimiento del hogar y ellos se mantienen en la imagen de proveedores y quienes deben conservar el empleo, con menos participación en las tareas del hogar”, detalla. 

La encuentra resaltó que los puestos de alto nivel en la APF tienen jornadas muy extensas que pocas mujeres podrían cumplir con o sin pandemia debido a que en ellas recae las cargas del trabajo doméstico y de cuidados, evidencia de ello es que 57.4 por ciento de los hombres que laboran en la APF señaló que su cónyuge es la encargada del cuidado de la familia y 33.1 por ciento de las mujeres admitió hacerlo por ellas mismas. 

Mujeres encabezan los hogares

La encuesta señaló que esta situación se agravó para las mujeres que son jefas de familia, divorciadas o viudas, y solteras, ya que posiblemente ellas son las principales responsables del sustento de su familia, de las tareas domésticas y de cuidado, en suma, se les exige ciertos condicionantes a su vida personal si desean conservar sus puestos de trabajo que no se sitúan entre los más altos escaños de toma de decisiones. 

En la APF, dice la encuesta, 44.5 por ciento de los hogares son encabezados por mujeres que se encuentran en puestos operativos y 51.3 por ciento de los hogares son encabezados por trabajadoras que tienen cargos de mando o superiores.Datos que deben considerarse con que 5 de cada 10 personas en la APF son mujeres, de las cuales 7 de cada 10 tiene entre 30 y 54 años de edad. 

Asimismo, un 40 por ciento de las mujeres se ubican en cargos de niveles operativos y 43 por ciento en cargos de mando o superiores; las viudas o divorciadas se desempeñan un 17.5 por ciento dentro del personal operativo y 13.4 por ciento en jefaturas de departamentos; y del 60 por ciento de las mujeres en estado conyugal, 59.8 por ciento ocupa puestos de enlace operativos y 56.7 por ciento en jefaturas de departamento. 

Del total de todas ellas, menciona la encuesta, la sobrecarga de trabajo aumentó a 1.8 horas diarias más al tiempo que ya le destinaban antes de la pandemia en comparación con los hombres. De la misma forma, las trabajadoras se vieron obligadas a aumentar casi media hora diaria más de lo que ya destinaban a actividades recreativas dentro del hogar mientras que los trabajadores mantuvieron el mismo tiempo de apoyo. 

“En general, la experiencia del trabajo a distancia es buena, pero cuando en el hogar viven niñas, niños o adolescentes, esta percepción es menor en las mujeres, esto relacionado a la escuela a distancia y a las actividades del hogar que tradicionalmente son realizadas por ellas”, enfatiza la encuesta. 

Frente a este panorama, es necesario que la APF cuente con un sistema de cuidados que reconozca y destruya la carga de trabajo que recae en las mujeres para crear condiciones que permitan la igualdad laboral; y capacite a las trabajadoras porque presentaron un rezago en el uso de tecnologías y paquetería computacional, dado que, la sobrecarga del trabajo del hogar no les permite disponer tiempo para las adquisiciones de estos conocimientos. 

Además de ello, es indispensable que aplique el trabajo a distancia para promover la convivencia entre la familia, éste debe ser regulado a fin de que las mujeres no padezcan de largas jornadas laborales, tengan mecanismo de comunicación asertiva, su labor pueda ser productiva y puedan conciliar su trabajo remunerado con el no remunerado. 

Para aumentar la igualdad, recomienda la encuesta, la APF debe reforzar la normatividad relacionada con este objetivo, cumplir con lo estipulado del artículo 311 de la “Ley Federal del Trabajo en materia de Teletrabajo” para que las y los trabajadores dispongan de  herramientas para desempeñar sus actividades a distancia y promover un cambio cultural que transforme las normas sociales estereotipadas que asumen que las tareas de cuidados y del hogar son obligaciones de las mujeres. 

La encuesta concluye que el reto antes, durante y después de la pandemia será lograr que tanto hombres como mujeres tengan una mejor distribución de su tiempo entre el trabajo remunerado, las actividades del hogar y de cuidados; y cualquier modalidad laboral, ya sea a distancia o presencial esté reglamentada de manera precisa. 

21/AEG/LGL

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content