Diapositivas, trabajo ganador de Mi Vida en Juárez

Feminicidio Ciudad Juárez
   Testimonios de vida en la ciudad famosa por el feminicidio
Diapositivas, trabajo ganador de Mi Vida en Juárez
Por: Redaccion
CIMAC | México DF.- 01/10/2007

"Somos mujeres, no somos un trapo, no tienen por qué utilizarnos, somos gente que como los hombres también trabajamos, también luchamos y que en ocasiones tenemos que hacer el papel de padres y madres", subrayó Esther Cerna, ganadora del primer lugar del Certamen Literario 2006 Mi Vida en Juárez, con el relato Diapositivas.


En el relato ganador, la protagonista relata el arduo trabajo de las maquiladoras, el maltrato físico, las precarias condiciones de salud y la negligencia de las autoridades para sancionar a su agresor, que es su propio esposo, en aquella ciudad fronteriza, donde el feminicidio la hizo conocida en todo el mundo.


Diapositivas son las fotos de la vida que Julieta, seudónimo de Esther Cerna, recrea con la memoria minuciosa de quien ha conservado intacto su poder narrativo.


Pacto por la Cultura es la organización civil que convocó al certamen, mediante el cual se pudieron compilar testimonios de mujeres que viven en esa ciudad, textos que constituyen --dijo en la presentación del libro Leobardo Alvarado, integrante de la organización-- parte de un esfuerzo por incorporar nuevos modelos para construir ciudadanía y combatir los rezagos culturales de violencia que atiendan las necesidades de las personas para vivir de un modo diferente.


En ese esfuerzo, dijo, se inscribe la propuesta cultural y política para esa ciudad y en la que las mujeres comenzaron a participar con sus relatos sobre la violencia que viven en sus casas, pero también en las maquiladoras: "lo que pretendemos es un modelo de desarrollo cultural de una ciudad que puede ser replicable en otras partes, que sí combate la violencia, que sí propicia la creación de políticas públicas de género, que es lo que necesitamos".


Por su parte, la integrante de la Fundación Florycanto, AC, Claudia Loeffler, indicó que en el certamen se hizo una selección de fragmentos de varios textos y se publicaron íntegramente los tres primeros lugares: Diapositivas, Justicia Divina y Cómo si fuera una oruga.


Sostuvo que el problema que afecta a las mujeres en Ciudad Juárez está relacionado con la violencia familiar, aunque generalmente se tenga la visión de que todo lo que ocurre en esa ciudad fronteriza esté vinculado con el narcotráfico.


Claudia Loeffler enfatizó, como señala Guadalupe Morfín en la introducción del texto, que "lo importante de un concurso literario de esta naturaleza, no sólo es que haya quienes hablen por otras, sino que las propias mujeres asuman el río de su palabra como uno de los sitios de su señorío. El río de la palabra que nace en el cuerpo y que se pronuncia a veces con el aliento entrecortado, la garganta lastimada, el respiro sofocado de aquello que necesita salir, dejar de ser sórdido, convertirse en aire, en grito, en voz propia".


La actriz Perla de la Rosa señaló que Ciudad Juárez es un laboratorio de violencia que ha permitido la impunidad en el lugar.Por esta razón, la importancia de este certamen radica en que posibilitó, a través de la experiencia personal, evidenciar una realidad que a los ojos de la sociedad permanece escondida: la violencia hacia las mujeres.


Por su parte, Daniel Ponce Vázquez, director general de Educación y Promoción de los Derechos Humanos de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), dijo durante la presentación del libro que Ciudad Juárez es sólo una ventana para ver lo que significa la vida no digna de muchas mujeres en este país, de reclamos contra la impunidad, el silencio y el olvido. "Juárez continúa siendo un tema pendiente de la agenda nacional".


Es urgente responder a cuestionamientos de las autoras de testimonios y relatos sobre la violencia de género en aquella ciudad fronteriza, dijo Ponce, como: "¿Quiénes son los responsables de haber amasado las condiciones que permitieron que en Juárez y en otras partes del país las mujeres sigan viviendo una vida que no es vida?, ¿cómo fue posible un modelo económico que las incorporó a un empleo precario, sin considerar otros derechos como la educación, el esparcimiento y el cuidado de los hijos?".


Las calles pavimentadas de Ciudad Juárez que desembocan hacia la Frontera Norte, no sirven para nada frente a las cruces donde aparecen mujeres asesinadas de formas a veces brutales, y sólo se explican por la proyección estratégica de los empresarios, para quienes "la idea era que Juárez se pareciera en lo limpio y en lo ordenado a sus maquilas, señaló el funcionario.


Pero, ¿dónde se encuentran esos dos mundos: el de las mujeres y los hombres que construyeron Ciudad Juárez y el mundo que piensa que se debe parecer a las maquiladoras?".


Sobre la obra literaria, el funcionario de la CDHDF dijo que es "un texto de vida, que enfrenta la cultura de la muerte y la desesperanza contra una perspectiva de vida y de derechos". Y agregó que "estos testimonios ayudan a que estas cosas no queden sólo como historias sin nombres ni rostros".


Al dirigirse a Esther Cerna, escritora ganadora del certamen que mereció la publicación de relatos de mujeres en Ciudad Juárez, Ponce Vázquez reconoció que: "al compartir esa parte de tu vida nos recuerdas, como Comisión de Derechos Humanos, y nos haces pensar que las víctimas no son sólo estadísticas, sino personas de carne y hueso, que han sufrido largos procesos".


07/GG/CV