No es No

OPINIÓN
   CRISTAL DE ROCA
No es No
Por: Cecilia Lavalle*
Cimacnoticias | México, DF.- 10/09/2013

Parece una obviedad ¿cierto? No es no. Sin embargo, en boca de las mujeres ni es una obviedad ni, aún, es suficiente. Tan es así que por tercera ocasión en diversas ciudades del mundo se ha organizado “La Marcha de las Putas”.
 
Hace tres años el policía canadiense Michael Sanguinetti, durante un seminario sobre agresión sexual en la Universidad de York, en Toronto, dijo que “las mujeres deben evitar vestirse como putas para no ser víctimas de violencia sexual”.
 
Su declaración movilizó a miles de mujeres canadienses, que se manifestaron en las calles en contra de las palabras del policía. Así nació esta marcha que se lleva a cabo en distintas ciudades del mundo.
 
El policía se disculpó públicamente, pero el problema es que millones de hombres piensan como él. 
 
Ahí está, por ejemplo, el arzobispo de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, quien en 2010, al externar su opinión respecto al modo de vestir de las mujeres, declaró públicamente que “por eso hay muchas violadas”. (No imagino como podría explicar el arzobispo la violación de monjas o de niñas).
 
O está el ex procurador de Justicia de Quintana Roo, Bello Melchor Rodríguez, quien declaró que a las mujeres en Cancún las violaban por andar en bikini.
 
Pero luego no supo cómo responder cuando, con datos oficiales de la procuraduría, una periodista demostró que el mayor número de violaciones se registraba en las colonias urbanas y no en la playa.
 
En síntesis, muchos parten de la idea de que las mujeres somos objeto para el placer de los hombres. Parten de la idea de que, como hombres, tiene el derecho a usar, reusar y desechar a ese objeto cuando les dé la gana. Parten de la idea, en fin, de que las mujeres no somos humanas.
 
Esas ideas no son nuevas. Fueron cuidadosamente construidas a lo largo de la historia. La violencia contra las mujeres fue legitimada, naturalizada y legalizada.
 
Al punto que se argumentó que las mujeres no pertenecíamos a la especie humana. Quedábamos en una suerte de limbo entre los animales y el verdadero ser humano que era, claro, el hombre.
 
Por eso las mujeres de medio mundo hemos invertido los últimos 40 años de la historia, primero en rechazar contundentemente esas ideas y ratificar nuestra absoluta humanidad, y luego en deslegitimar, desnaturalizar y deslegalizar la violencia contra nosotras.
 
Sin embargo, las mujeres aún tenemos que gritar fuerte y claro: “No es no”. O lo que es lo mismo: no somos objetos, somos humanas.
 
Y, como al parecer no sonaba lo suficientemente contundente, a un grupo de mujeres se les ocurrió gritarlo en una marcha a la que llamó “La Marcha de las Putas”.
 
El argumento es que, para esta visión machista de las mujeres, TODAS somos putas. Y, aun así, No es NO.
 
Es decir, no hay un solo argumento que justifique la violación sexual de las mujeres. Por eso, algunas de las consignas que se gritan en la marcha son: “Cuando una mujer dice No, es No”, y “Te pongas lo que te pongas y aunque te pongas como te pongas, No es No”.
 
La marcha se llevó a cabo en distintos días en diferentes ciudades. En Ciudad Juárez, Chihuahua, una ciudad marcada por la violencia contra las mujeres, se realizó el pasado sábado a las 5 de la tarde.
 
La palabra “No” en boca de las mujeres aún carece de pleno significado y contundencia. Por eso “La Marcha de las Putas” tiene pleno sentido.
 
Apreciaría sus comentarios: cecilialavalle@hotmail.com.
 
*Periodista y feminista en Quintana Roo, México, e integrante de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género.
 
13/CL/RMB