Víctimas del trabajo forzado 12.3 millones de personas

Trata de Personas
    Ganancias de 32 mmd arrojan explotación y tráfico
Víctimas del trabajo forzado 12.3 millones de personas
Cimac | México, DF.- 13/05/2005

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó que en el mundo hay al menos 12.3 millones de personas víctimas del trabajo forzado, "un mal social que no tiene cabida en el mundo moderno", sostuvo el director de ese organismo, Juan Somavia.

En un informe que dio a conocer la OIT, señala que los trabajadores emigrantes indocumentados son las personas más explotadas.

El documento, comentó Somavia, entrega por primera vez un cálculo mundial de las ganancias generadas por la explotación de mujeres, hombres y niños objeto del tráfico, que ascienden a 32 mil millones de dólares, lo que equivale a un promedio de 13 mil dólares por cada persona traficada y forzada a trabajar.

En el informe "Una alianza global contra el trabajo forzoso" se precisa que cerca de 10 millones de estas personas son explotadas por la práctica del trabajo forzoso en la economía privada y no directamente por los estados. Además, dice que alrededor de 2.4 millones también son víctimas del tráfico de seres humanos.

Somavia explica que "El trabajo forzoso representa otra cara de la globalización, una que le niega a las personas sus derechos fundamentales y su dignidad", al tiempo que destaca que "para lograr una globalización justa y un trabajo decente para todos, es esencial erradicar el trabajo forzoso".

El trabajo forzoso es un problema global importante y está presente en todas las regiones y en todos los tipos de economía, menciona el informe.

Al nivel regional el número más alto de trabajadoras y trabajadores forzosos se registra en Asia, con 9,5 millones, el documento dice, además, que hay 1,3 millones en América Latina y el Caribe, 660 mil en África, al sur del Sahara; 260 mil en Medio Oriente y África del Norte; 360 mil en los países industrializados y 210 mil en los países en transición.

La explotación económica forzosa de personas (en sectores como agricultura, construcción, fabricación de ladrillos y talleres manufactureros informales) afecta en proporción más o menos similar a mujeres y hombres.

EXPLOTACIÓN SEXUAL: MUJERES Y NIÑAS

Sin embargo, la explotación forzosa sexual con propósitos comerciales tiene como víctimas principales a mujeres y niñas. Por otra parte, los menores de 18 años están entre los más afectados, pues representan entre 40 y 50 por ciento de todas las víctimas de trabajo forzoso.

Cerca de la quinta parte de todos los trabajadores forzosos también son víctimas del tráfico, pero la proporción varía en forma importante en las diferentes regiones del mundo.

En Asia, América Latina y África al Sur del Sahara la proporción de trabajadores forzosos que, además, han sido traficados, es de menos de 20 por ciento, mientras que en los países industrializados y en transición, así como en Medio Oriente y África del Norte más de 75 por ciento del total son también víctimas de tráfico.

La mayor parte del trabajo forzoso existente, resalta el informe, ha sido detectado en países en desarrollo donde formas antiguas de esas prácticas se adaptan a los tiempos actuales, en especial en una serie de actividades en el sector informal.

También dice que el trabajo forzoso puede ser abolido, pero advierte que para lograrlo es necesario que los gobiernos y las instituciones de los países cuenten con las políticas adecuadas, apliquen la ley con vigor y muestren un sólido compromiso con la erradicación de esta forma de tratar a los seres humanos.

2005/SJ