LENGUANTES
FEMINISMO
   LENGUANTES
Ética de comunicación y escucha: propuesta desde las Jornadas Lesbo -Trans* Feministas, Chiapas 2017
Marcha Lesbo-Trans*Feminista 2 de julio del 2017, San Cristóbal de la Casas, Chiapas | Fotografía de Gio Leal
Por: Dirce Navarrete Pérez*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 11/07/2017 Aprendimos desde la infancia a dividirnos por colores, por tamaños, por géneros, por sexos, luego por ideas. Nos enseñaron que hay cosas que están bien, otras que están mal y punto. Que siempre hay un lado bueno y otro malo, que la noche no tiene nada que ver con el día y que el color blanco nunca llegará a ser negro ni viceversa. Que quien no está de acuerdo con nuestra postura, está en contra nuestra. Y que hay que mantenernos lejos de quien no está de nuestro lado y no es nuestro “igual”. También nos hicieron creer que no sabemos y no podemos construir en conjunto, que todo se trata de competir, que con las garras tienes que defender lo tuyo, a costa de lo que sea y de quien sea.
 
Con el feminismo fuimos desdibujando las líneas que separan tajantemente los binomios del mundo. A cuestionar el género y el sexo, a ponerlo todo en duda, todo. Y nos dimos a la tarea de empezar a desordenarnos y de-construirnos, como un ejercicio permanente, aunque doloroso. A reconocer la diversidad y la disidencia y reconocernos en ella.
 
Algo que nunca nos enseñaron fue a gestionar nuestras diferencias, nuestros desencuentros. Al parecer  no supimos mucho de comunicación asertiva y cuidado emocional. Y desde nuestras heridas, el feminismo nos ha enseñado que es necesario trabajar y hablar de esto. Que es necesaria la autocrítica en nuestros movimientos. Que por más que estamos juntas, tampoco tenemos que estar todas siempre de acuerdo, o en desacuerdo y que se vale definir los límites de nuestras alianzas. Que es importante tomar en cuenta nuestras discrepancias. Sin embargo, es bien fácil que se nos asome el patriarcado, pues eso aprendimos e interiorizamos. Y eso frecuentemente resulta en guerras campales que se heredan generación tras generación entre feministas.
 
¿Cuántas veces hemos cerrado el FB al ver cómo nos estamos dando con todo al confrontar nuestras distintas posturas? Es necesario este ejercicio crítico, pero ¿tenemos que hacerlo tan doloroso? Creemos que es urgente replantear nuestras formas, porqué en cada ataque que nos damos, la embestida se la lleva el feminismo.
 
Del 28 de junio al 2 de julio de 2017, se llevaron a cabo las Jornadas LesboTrans*feministas en San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Espacio convocado y construido por diversas colectividades (Colectiva Lésbica Autónoma Chamanas, Kinal Antsetik, Afrokute, Proyecto Inmiscuir, entre otras), con el propósito de promover la escucha, el aprender/desaprender, para el fortalecimiento de las luchas feministas a partir de la construcción de alianzas. ¿Cómo transformar las políticas reaccionarias y divisorias que vienen generando conflictos entre los diferentes feminismos que atraviesan las luchas activistas en San Cristóbal de las Casas y en todos nuestros contextos?
 
Los aprendizajes de estos días para mí son incuantificables e inexplicables. Pero quisiera destacar por ahora uno de los más relevantes, desde mi perspectiva: estas jornadas fueron construidas desde la apuesta política y feminista de la ternura radical (http://hysteria.mx/ternura-radical-es-manifiesto-vivo-por-dani-demilia-y-daniel-b-chavez/). Y en este sentido,  al inicio se compartieron una serie de propuestas como parte de una “Ética de comunicación y escucha”.
 
Comparto estas sugerencias que pretenden ser feministas, críticas y tiernas a la vez, como una herramienta que podamos utilizar en aquellos espacios donde también intentamos hacer nuestra revolución feminista. Online - Offline. En la plaza, en la calle, en la asamblea y también en la cama ¿por qué no?
 
•          Los diálogos comienzan desde nuestro lugar de enunciación. Partimos del lugar en que hablamos, tomando en cuenta tanto lo que ofrecemos a la conversación como lo límites y/o puntos ciegos de cada lugar.
•          Desafiamos las ideas, no atacamos a las personas. Retamos actitudes y comportamientos, no esencialismos las características de una persona.
•          Tenemos en cuenta que cada persona es un mundo. Nuestras intersecciones identitarias, bagajes culturales, memorias corporales y experiencias de vida son complejas y distintas.
•          Mantenemos un lugar de reflexibilidad propia y estamos dispuestas a aprender y escuchar experiencias vividas que no compartimos, antes de llegar a conclusiones.
•          No pretendemos representar a las lesbianas ni a la personas trans. Sino hablar de nuestras experiencias en nuestros contextos.
•          No participamos en fobias y discriminaciones. Cuando ocurren comportamientos de esta índole, lidiamos inmediatamente con ellos para no engendrar reacciones reactivas ni pasivo agresivas. Comenzamos una conversación no con “tú me hiciste sentir esto”, sino, por ejemplo, “tus acciones y palabras me provocaron esta emociones porque…”.
•          No queremos falsas diplomacias, sino relaciones sinceras y reales. Para tal, estamos dispuestas a momentos y energías incomodas durante esta construcción.
•          Tomamos la responsabilidad de nuestras propias emociones y lo que necesitamos para estar bien. Democratizamos la labor emocional, para que ninguna  persona individual quede con esta carga. Aprendemos juntas como cuidar el espacio emocional de la colectividad.
•          Consideramos de manera rigurosa, perspectivas distintas suspendiendo el yo-centrismo de las ideas, siempre dispuestas a cuestionar y o afirmar nuestros puntos de vista.
•          Ante todas las dificultades que enfrentamos, tanto en la vida como cuando nos juntamos, queremos también gozar en el aprendizaje y la construcción de nuestras comunidades de alianzas.
 
¿Esto será bueno para empezar? Apuesto por que sí. Ante un contexto cada vez más violento que nos exige la mayor fuerza  al accionar, se vuelve urgente darnos chace de probar estas propuestas de escucha y comunicación. No queremos alianzas irreflexivas, tampoco queremos guerras históricas y campales que nos debiliten.
 
Queremos escucharnos, recocernos y, allí donde podamos coincidir, tomar se pequeño gran pretexto para articularnos. Porque el enemigo está afuera, es uno, nos lleva siglos de ventaja y él sí tiene cómplices bien articulados. 
 
*Dirce Navarrete Pérez es politóloga feminista @agateofobia_
 
17/DNP
 







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com